Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

El Parque de las Ciencias abre el puente con el BioDomo como estrella de su oferta turística

El lugar incluye 250 especies, entre animales y plantas, que se distribuyen en tres recorridos: subacuático, terrestre y aéreo

Diversas especies pueden verse en el BioDomo del Parque de las Ciencias | Foto: Dani Bayona
E.P.


image_print

El Parque de las Ciencias de Granada abrirá sus puertas este puente del 15 de agosto con el recién inaugurado Biodomo, un gran acuaterrario de 18.000 metros cúbicos que recrea zonas del cinturón verde del planeta, como estrella de su oferta turística.

Concretamente, el museo abrirá el lunes festivo de 10,00 a 15,00 horas y mantendrá su horario el sábado 13, de 10,00 a 19,00 horas y el domingo 14, de 10,00 a 15,00 horas, informa el Parque en un comunicado.

El Biodomo supone un espacio inmersivo dentro del museo que traslada al visitante a las selvas tropicales de la Amazonia, Madagascar y del Indo-Pacífico para avanzar en la educación ambiental, en la conservación de especies y en la investigación científica.

Dentro de él se hallan en torno a 250 especies, entre animales y plantas, que se distribuyen en tres recorridos para el visitante: Un recorrido subacuático, con dos grandes acuarios, de ecosistemas tanto marinos como de agua dulce, donde se encuentran tiburones cebra o de puntas negras, rayas reticuladas o morenas leopardo, entre los cientos de peces tropicales que nos permiten acercarnos a los fondos de regiones como Sulawesi.

Junto a ellos, varios acuarios de detalle completan la muestra de la variedad de especies, y donde se pueden ver medusas de lunares blancos, peces payaso, estrellas de espinas rojas o camarones boxeadores entre muchas otras especies.

En el recorrido terrestre el visitante puede pasear por la recreación de un manglar, entre otros hábitats donde se encuentran especies de mamíferos como lémures de cola anillada, wallabys de cuello rojo, perezosos de dos dedos o el armadillo de seis bandas, junto a nutrias de uñas cortas, caimanes de China o varanos acuáticos.

También insectos como la cucaracha gigante de Madagascar y anfibios como la tortuga mata-mata o la rana cornuda son ejemplos de la enorme biodiversidad de la zona. El camino del visitante asciende hasta el recorrido aéreo donde se podrán observar especies de aves como el tucán de pecho blanco, el mielero patirrojo o el trompetero.

El proyecto del BioDomo, financiado con Fondos Europeos de Desarrollo Regional FEDER, gira en torno a tres ejes fundamentales: La Educación, la Conservación y la Investigación.

MÁS ACTIVIDADES PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Además de la sensibilización en la conservación medioambiental, el museo también tiene otras propuestas relacionadas con la educación en ‘Imaginar la educación. 50 años con Frato’, una exposición dirigida a todos los públicos que se despedirá del museo en septiembre, y que gira en torno a la figura del investigador y pedagogo Francesco Tonucci y es una invitación a pensar, a discutir prácticas desacertadas, a imaginar un cambio.

Y al mismo tiempo es una oportunidad para mostrar la inteligencia y la creatividad de los niños, su capacidad para aprender y construir. Estructurada en 10 ámbitos, la muestra integra propuestas interactivas para toda la familia y a través de las que se puede poner en práctica la filosofía pedagógica de Francesco Tonucci.

‘SOS. La Ciencia de Prevenir’ se suma a la programación temporal. Es una producción internacional de 2.000 metros cuadrados, que incluye objetos reales, simuladores, audiovisuales, talleres, maquetas, interactivos y diversos recursos multimedia que harán de la visita una experiencia inolvidable.

Se trata de una apuesta expositiva, comprometida con la prevención, que muestra a especialistas y público en general, el comportamiento inestable de la naturaleza, de la técnica, y del ser humano.

‘SOS. La Ciencia de Prevenir’ aborda ámbitos como el transporte, la industria, el fuego o los terremotos, haciendo hincapié en la importancia de estudiar los fenómenos y sus riesgos para mejorar el conocimiento de los mismos, la respuesta tecnológica y la formación frente a ellos.

La oferta temporal se completa con el contenido permanente del Parque de las Ciencias. ‘Viaje al Cuerpo Humano’, ‘Cultura de la Prevención’, ‘Al Andalus y la Ciencia’, la carpa de gimnasia mental, la Torre de Observación o las salas ‘Eureka’, ‘Biosfera’ y ‘Percepción’, son varias de las propuestas a disposición del público.

Los visitantes también tendrán la oportunidad de alcanzar el universo en unos minutos con solo traspasar las puertas del Planetario.

Talleres de prevención, anatomía, primeros auxilios, rapaces, recorridos botánicos, naturaleza en el Mariposario Tropical e historia en el dolmen neolítico completan una oferta muy variada.

Además el museo ofrece un espacio de diversión y entrenamiento con 27.000 m2 de zonas verdes, áreas de descanso, pinic libre, y cafetería-restaurante que ayudarán a pasar un día emocionante en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *