Domingo, 22 enero, 2017

El parking del cementerio de San José



image_print

Cordial telegrama este que envío al Ayuntamiento, al Patronato de la Alhambra y a quien de esta materia entienda.

Con triste e indeseada frecuencia he tenido que acudir en estos meses al cementerio granadino a despedir a colegas y amigos.

Mi queja, y no por mí, sino por personas mayores y visitantes de fuera que vienen apenados a cumplir una obligación, va sobre la ubicación del cajero del parking del cementerio.

Mi pregunta es qué pinta el cajero ubicado solamente en la entrada a los 4 parkings principales de la Alhambra, casi más cerca del Hotel Alhambra Palace que del propio cementerio.

Bromas aparte, no parece lógico que no haya un cajero en la puerta del cementerio, o en la zona de acceso al aparcamiento bajando desde el cementerio, caminito que por cierto también podría estar bien señalizado (no he dicho mejor señalizado, he dicho simplemente que esté señalizado medio-bien).

He visto a personas mayores y a jóvenes despistados en lluviosas noches invernales vagando como almas en pena en busca de un cajero que a duras penas encuentran los que no sean habituales del camposanto.

Como los que trabajan allí y tienen decisiones tienen su aparcamiento reservado, a lo mejor no se han dado cuenta. En fin, si se dan y pueden hacer algo, creo que sería bienvenido porque no está de más pensar en los demás, que muchas veces acuden en más que dolorosas y tristes circunstancias, pocas fiestas he visto por el paraje del San José.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. No puedo estar mas de acuerdo. INCREIBLE .La primera vez que me ocurrió me sorprendi6tanto que pensaba que no estaba acabado , pero después de varios años……VERGONZOSO.

  2. Siendo este un aparcamiento municipal, como tiene unos señores tan mal educados y faltones con las mujeres, ya que con los hombres no se atreven, Sres. Directivos de Emucesa, remedien esto , antes que alguien se tome la justicia por su mano y les de dos bofetadas por faltones y energúmenos.