Miércoles, 23 Agosto, 2017

            

El Papa Francisco se implica en el proyecto granadino para erradicar el tráfico de personas

La iniciativa, dirigida por José Antonio Lorente, director del Laboratorio de Identificación Genética de la UGR, ha conseguido llamar la atención del Vaticano y podría situar a Granada en el centro de un proyecto mundial contra la trata de personas.

Jaime Martín | @jmartinreporter


image_print

Granada podría convertirse en la coordinadora mundial de un pionero programa que pretende erradicar el tráfico de seres humanos. En realidad, ya lo es de facto, gracias a  José Antonio Lorente, director del Laboratorio de Identificación Genética de la UGR y artífice de DNA-Prokids. La misión de esta iniciativa es clara: elaborar un ambicioso estudio genético que permita identificar a las víctimas de las redes de tráfico de personas y conseguir que se vuelvan a reunir con sus familias. Una loable meta que no está exenta de dificultades y que, un inesperado aliado, podría ayudar a superar. Hace poco menos de un año, el obispo Marecelo Sánchez Sorondo se puso en contacto con Lorente y le manifestó su interés por el proyecto, un interés que llega hasta el propio Papa Francisco y que el pasado 2 y 3 de noviembre llevó al doctor Lorente a presentar su iniciativa en unas jornadas internacionales contra la esclavitud moderna.

Que el Vaticano esté interesado sólo respalda la idea de que el tráfico de seres humanos es un problema muy real del que en España y como explica Lorente, “no tenemos conciencia porque afortunadamente los casos de niños desaparecidos son rarísimos”. No ocurre así en otros países de Sudamérica,  África o Europa del Este, donde las mafias convierten en producto la vida de más de cuatro millones de personas que, cada año, se ven arrancados del seno familiar.

Las consecuencias, no obstante, también llegan a orillas europeas y españolas, donde al fenómeno de la inmigración ilegal se le suma este drama que ya se ha convertido en página típica de los diarios. “¿Cuál es la solución europea? Blindarse, cuando los problemas hay que tratarlos en el origen”, asegura Lorente, enfatizando que el fenómeno traspasa la barrera de la inmigración: “tenemos menores que pueden ser adoptados y que aún viniendo legalmente proceden de robos en su país de origen”.

LOS DATOS DE LA VERGÜENZA

[list][item icon=”127758″ ] Las mafias obtienen 32.000 millones de dólares cada año con el empleo de esclavos y la trata de personas [/item][/list]

[list][item icon=”127758″ ] Más de 12 millones de personas trabajan bajo régimen de esclavitud [/item][/list]

[list][item icon=”127758″ ] Cuatro millones de personas son víctimas de la trata [/item][/list]

[list][item icon=”127758″ ] En América Latina 2 millones de niños son víctimas de explotación sexual, comercial o laboral [/item][/list]

INTERÉS DEL PAPA FRANCISCO

“Llama la atención que desde el Vaticano digan: vamos a ponerlo en marcha y vamos a apoyarlo”, confiesa Lorente, quien durante un par de días tuvo la oportunidad de compartir mesa y mantel con el Papa Francisco. “Tú no puedes llegar a él y contarle los problemas que hay en el mundo. Ya los sabe. Tienes que llegar con soluciones”. Y desde 2004, Lorente y su equipo se han dedicado precisamente a eso, a solucionar el tráfico de seres humanos, empezando por uno de su orígenes: Guatemala. Desde allí reciben apoyo explícito gracias a una legislación que favorece el tipo de estudios genéticos que lleva a cabo el proyecto DNA-Prokids. Otros países como México también se han sumado a la iniciativa, que recibe un apoyo fundamental desde la universidad de Texas, donde aportan su capacidad y logística, sirviendo como una especie de nexo de unión entre Europa y América.

El papel que jugará el Vaticano está por ver, pero desde luego el solo interés del Papa Francisco, con toda su capacidad de convocatoria, ya ha ayudado a dar visibilidad al proyecto, que no para de crecer. “Es una persona que tiene una visión clara, esa es la sensación que transmite y en eso coinciden las personas que lo han conocido”, destaca Lorente.

También desde la UGR se ha venido intentando implicar a los diferentes gobiernos desde 2004 y aunque las negociaciones son lentas, Lorente se muestra confiado en que pronto recibirán un apoyo específico para que España, y en concreto Granada, puedan convertirse en núcleo coordinador a nivel mundial de estas actividades. “Necesitamos coordinación científica, técnica, judicial…”

[spacer style=”3″]

EL PROGRAMA DNA-PROKIDS 

Casi diez años después de su puesta en marcha, Lorente califica de “imparable” la iniciativa, que ya ha demostrado su efectividad y su capacidad para atraer la atención tanto de países origen como de países receptores. Ahora la principal preocupación de los responsables para por asegurar el papel coordinador de España: “la generación de un observatorio, de un estudio sobre este tema es imprescindible a nivel internacional. Si no lo hace España lo hará otros país”. 

[blockquote style=”style-4″]Sería una pena que España perdiera la capacidad de liderazgo del proyecto[/blockquote]

Así pues, como se explica en la propia web, esta iniciativa pretende promover una colaboración internacional sistemática y automática a través de la integración en una misma base de datos a mundial de información genética para lograr:

[doubleparagraphleft]

– Reintegrar a estos niños desaparecidos en sus familias gracias a la comparación de su ADN con el de los familiares de personas desaparecidas susceptibles de haber sido víctimas de tráfico de seres humanos.

– Luchar contra las adopciones ilegales al comprobar si las personas que entregan a un menor en adopción son los verdaderos familiares biológicos (madre, padre, abuelos), para evitar que menores procedentes de raptos, robos o tráfico de personas puedan ser dados en adopciones presuntamente legales.

[/doubleparagraphleft][doubleparagraphright]

– Estudiar y aplicar mejoras a los sistemas policiales y judiciales de todo el mundo para que luchen más eficazmente contra el tráfico de seres humanos, especialmente de niños y mujeres.

– Analizar y proponer una base legislativa común para la resolución de este problema.

– Evaluar e intentar solventar los problemas sociales y de comunicación que impiden una lucha más eficaz contra el tráfico de seres humanos.

– Ofrecer colaboración para la coordinación y la formación de especialistas de los diferentes países en identificación.

 

[/doubleparagraphright]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *