Sábado, 17 de Noviembre de 2018

            

El Palacio disfruta la tercera victoria del Covirán Granada

El conjunto rojinegro enlaza su segundo triunfo consecutivo al vencer al Real Canoe por 87-60

Sergio Olmos lanza a canasta | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

Pablo Pin definió el choque ante el Real Canoe como una final, y como tal lo afrontaron sus jugadores. Salieron dispuestos a batallar, armados con su habitual ímpetu y su solidez defensiva, aunque hoy contaban, además, con el respaldo de su afición. La fórmula no falló y el Covirán Granada sumó su tercer triunfo en LEB Oro, el segundo consecutivo. Los rojinegros se impusieron al cuadro madrileño por un contundente 87-60 en un choque encarrilado en un gran tercer parcial que ha roto la tendencia negativa de los granadinos en este cuarto.

El Covirán Granada regresaba al Palacio de los Deportes con el mono azul enfundado, dispuesto a comenzar a construir su fortaleza en el recinto del Zaidín. Tras obtener una renta positiva de sus primeros tres encuentros de Liga, los de Pablo Pin buscaban refrendar su buen comienzo con el tercer triunfo en su debut en LEB Oro. Para ello, debían superar a un Real Canoe que volvía a la ciudad de la Alhambra menos de un mes después de haber puesto fin a la pretemporada nazarí, también en cancha granadina.

Sin embargo, el apretado comienzo de temporada en la categoría de plata del baloncesto español dejaba muy lejos la preparación. Este encuentro era diferente, con dos equipos ya rodados, y no se demoraron en reflejarlo sobre la pista. Ambos anotaron en su primera posesión, inaugurando un duelo de marcado carácter físico en el que poco a poco se fue encontrando más cómodo el Real Canoe.

El cuadro madrileño tuvo que soportar un buen inicio nazarí, que se puso con cinco puntos de ventaja gracias a las canastas de Sergio Olmos, Joan Pardina y Alo Marín, esta última de tres puntos. La respuesta capitalina llegó por medio de Ander Martínez y Jugovic, que ‘enchufaron’ dos triples para remontar el choque. Entonces, despertó Tyson Pérez. Después de fallar dos tiros libres, el de Santo Domingo anotó seis puntos casi consecutivos que pusieron a su equipo con tres de ventaja a falta de poco más de un minuto para el final del primer acto (11-14).

El Covirán no se arrugó, en especial cuando salió Guille Rubio a pista. El veterano jugador del Covirán guió a su equipo hacia un nuevo cambio de ventaja, con un triple de Eloy Almazán y canastas de Alo Marín, Sergio Olmos y el propio Rubio. Este sería el último del primer acto, que terminó con triunfo nazarí pese a que los amarillos redujeron la diferencia a la mínima (20-19).

Con la reanudación las fuerzas se igualaron más aún si cabe. Tyson Pérez demostró por qué es uno de los mejores jugadores de la categoría sumando un 2+1 al comienzo del segundo cuarto, a lo que añadió una nueva canasta antes de ser sustituido. El Covirán notó su marcha, aunque no consiguió pese a ello engrosar su ventaja lo suficiente como para relajarse.

Entró en juego un Devin Wright desaparecido hasta este encuentro para sumar sus seis puntos a los seis de Sergio Olmos y llevar, de esta manera, el marcador granadino a los 35 puntos. Pero cada golpe que asestaban los de Pablo Pin a su rival era repelido. Entre Álvaro Lobo, De la Rúa y Borja Mendía lograron solventar la ausencia de Pérez, aunque no fueron capaces de mantener la ventaja que les dio el ‘4’ al comienzo del parcial y se fueron al descanso con un 35-32 en contra.

Tras el paso por los vestuarios, el Covirán comenzó a despegar, a diferencia de lo que viene siendo habitual. Guille Rubio continuó tomando protagonismo en el choque con seis puntos en menos de cuatro minutos que ampliaron a siete la ventaja local (41-34). Trató de reaccionar el Canoe con dos canastas consecutivas de Tyson y Chema Gil, pero Carlos Corts, con una gran bandeja, y Pardina, con mucha sutileza, les frenaron en seco.

Empezó a disfrutar el Covirán y, por ende, lo hizo el Palacio. Entre vítores y numerosos cánticos, Carlos de Cobos puso al cuadro rojinegro once puntos por delante de su rival desde la línea de tiro libre. Corts refrendó esta diferencia cuando Álvaro Lobo recortó distancias, mientras que Joan Pardina levantó a los aficionados con un triple que ponía el 54-40 a falta de dos minutos y medio para alcanzar el último cuarto.

Este comenzó, finalmente, con una diferencia de 15 puntos favorable al Covirán (59-44), que había tomado ya una inercia difícil de invertir. Los de Pablo Pin rompieron la mala dinámica a la que habían acostumbrado a sus aficionados en los terceros cuartos, y quizás esto sirvió de impulso a los nazaríes para afrontar los últimos diez minutos, en los que la pista parecía inclinada hacia la canasta madrileña.

Ya no se veía peligrar el choque, sino todo lo contrario. El equipo disfrutó, el público hizo la ola, y esta llevó a la orilla del Palacio de los Deportes la segunda victoria consecutiva, por un 87-60 que, además, supone un duro golpe a un rival directo por la permanencia. Ahora, a los de Pablo Pin les toca pensar en su visita al Barça Lassa, con la moral por las nubes, pero los pies bien pegados al suelo.

Ficha técnica:

Covirán Granada: Alejandro Bortolussi, Alo Marín, Joan Pardina, Carlos de Cobos y Sergio Olmos.

También jugaron: Eloy Almazán, Josep Pérez, Manu Rodríguez, Devin Wright, Guille Rubio, Carlos Corts y David Iriarte.

Real Canoe: Jugovic, Tyson Pérez, Adrián Fuentes, Chema Gil y Ander Martínez.

También jugaron: Álvaro Lobo, De la Rúa, Julen Olaizola, Borja Mendía y Attewe.

Árbitros: Mas Cagide, Areste Giralt y González Zumajo.

Parciales: 20-19; 15-13; 24-12; 28-16.

Resultado final: 87-60.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la cuarta jornada de Liga en LEB Oro disputado en el Palacio de los Deportes de Granada, ante 4.115 espectadores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.