Martes, 12 Diciembre, 2017

            

El nuevo Plan Andaluz de Vivienda y Rehabilitación 2016-2020 culmina su tramitación tras contar con el respaldo del CES

Entre las novedades, destacan la previsión de convocar ayudas para la elaboración, revisión y adaptación de los planes municipales

Viviendas que serán rehabilitadas en Santa ADela | Autor: Archivo GD
E.P


image_print

El nuevo Plan Andaluz de Vivienda y Rehabilitación (2016-2020) ha recibido el respaldo del Consejo Económico y Social de Andalucía (CES), con lo que pone fin a la tramitación administrativa del mismo antes de su aprobación próximamente por parte del Consejo de Gobierno.

Según ha informado la Junta en una nota, el informe emitido por el CES, “da luz verde” así al plan y comparte su necesidad, valorando de forma positiva el nuevo enfoque con que se aborda la problemática de la vivienda con “una apuesta clara por el fomento del alquiler como principal modo de acceso y por la rehabilitación”.

Este organismo destaca la importancia social de los objetivos del plan y apoya el intento de adaptar su enfoque a las nuevas circunstancias económicas y financieras, distintas a las de planes anteriores en los que se abogaba por el acceso mayoritario mediante el sistema de compra de viviendas, frente a la prioridad actual de promover el alquiler normal y con opción a compra como el modelo que mejor se adapta a las necesidades de la ciudadanía en estos momentos.

Entre las novedades, destacan la previsión de convocar ayudas para la elaboración, revisión y adaptación de los planes municipales; la delimitación de los grupos de protección, incorporando las personas desempleadas, las familias con ingresos por debajo del umbral de la pobreza y las personas en riesgo de exclusión social; el sistema andaluz de información y asesoramiento integral en materia de desahucios; las viviendas protegidas de precio limitado y la previsión de cláusulas sociales en la contratación pública de las actuaciones del plan.

El plan tendrá una proyección financiera que alcanzará los 700 millones de euros de inversión contando con recursos autonómicos, estatales y europeos. Este organismo sostiene que representa un avance respecto a la planificación anterior y valora que haya una programación de actuaciones y una previsión económica, además de destacar el papel y participación de los ayuntamientos.

El CES resalta por su importancia el impulso decidido del plan por la rehabilitación en todas sus vertientes y subraya que se sitúe en la línea de los objetivos prioritarios de los programas de ayudas de la Unión Europea y del Plan Integral de Construcción sostenible de Andalucía.

Asimismo, pone en valor la apuesta por la rehabilitación relacionada con la regeneración de la ciudad existente y de los espacios urbanos degradados y obsoletos.

El Consejo considera también imprescindible una campaña de comunicación y difusión del plan para ayuntamientos, organizaciones, instituciones y ciudadanía, así como reclama reforzar los mecanismos de cooperación y la participación de los agentes económicos y sociales para el seguimiento y evaluación del mismo.

Por último, valora que, a diferencia de lo que ocurrió con el Plan Marco, tal y como solicitó este organismo, contenga cumplida información sobre los resultados del Plan Concertado. El balance se completa con un diagnóstico de la problemática actual y que “sirve de soporte para definir objetivos, que sintonizan con las necesidades más acuciantes en materia de vivienda”.

ALQUILER ASEQUIBLE Y REHABILITACIÓN

El nuevo plan elaborado por la Consejería de Fomento y Vivienda se orienta a priorizar el acceso a la vivienda en condiciones asequibles para aquellas personas con menos recursos para evitar así la exclusión social, impidiendo la pérdida de la vivienda por motivos económicos y fomentando el mercado de alquiler de viviendas, fundamentalmente las desocupadas.

Esta planificación se configura como “un instrumento estratégico” para impulsar y coordinar las políticas del Gobierno andaluz en materia de vivienda, teniendo en cuenta las circunstancias económicas, financieras y sociales actuales, que son radicalmente distintas de las de planes precedentes y exigían un replanteamiento de estas políticas.

Con la nueva realidad, se ha realizado un diagnóstico apostando por un nuevo modelo que propicie los distintos tipos de alquiler como principal forma de acceso a una vivienda digna y que priorice la recuperación del parque edificatorio existente mediante su rehabilitación y la mejora de su eficiencia energética, además de procurar la sostenibilidad urbana.

Con todo ello, no solo se pretende garantizar la calidad de vida de la ciudadanía andaluza, sino también de dar respuesta a las exigencias derivadas de las diversas directivas europeas en la materia y contribuir a la reactivación del sector de la construcción, con la consiguiente generación de empleo.

Además, se persigue erradicar la infravivienda y propiciar un cambio hacia “un modelo de ciudad más sostenible” promoviendo actuaciones de rehabilitación y adecuación de los espacios públicos, así como acciones de recuperación de aquellos inmuebles de destacado interés urbano y patrimonial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *