Lunes, 11 Diciembre, 2017

            

El nacimiento tardío, vinculado con una mejor función cognitiva en la escuela pero peor condición física

Los autores compararon el nacimiento tardío (a las 41 semanas) con los nacidos a término (a las 39 o 40 semanas)

Foto: Archivo GD
E.P


image_print

Mejores resultados de la función cognitiva en la escuela se asocian con niños tardíos nacidos en la semana 41 de gestación, pero esos niños tienen peores resultados en las mediciones de la función física en comparación con los bebés nacidos a término en las semanas 39 o 40, según concluye un artículo publicado en la edición digital de ‘JAMA Pediatrics’.

La evidencia sugiere que los bebés nacidos a término tienen una mejor salud y resultados cognitivos en la infancia y en la edad adulta. Nacer tras el final del plazo de gestación se relaciona con un mayor riesgo de complicaciones de salud perinatal, pero se desconoce los resultados cognitivos y físicos a largo plazo de nacer en el plazo de gestación tardía.

David N. Figlio, de la Universidad Northwestern, en Evanston, Illinois, Estados Unidos, y coautores analizaron los certificados de nacimiento de Florida con vínculos a los registros de las escuelas públicas de Florida para más de 1,4 millones de nacimientos simples entre las 37 y41 semanas de gestación.

Los autores compararon el nacimiento tardío (a las 41 semanas) con los nacidos a término (a las 39 o 40 semanas) de gestación utilizando tres medidas cognitivas de la escuela y dos resultados físicos (nacidos con algún tipo de anormalidad y discapacidades físicas anotadas en el registro de la escuela).

Los bebés tardíos superaron a los bebés a término en las tres dimensiones cognitivas (resultados promedio de las pruebas más altos en la escuela primaria y secundaria, una probabilidad del 2,8 por ciento mayor de ser talentoso y un 3,1 por ciento menos de probabilidad de tener pobres resultados cognitivos) en comparación con los lactantes nacidos a término.

Sin embargo, los recién nacidos tras el plazo normal de gestación también tuvieron una tasa del 2,1 por ciento más alto de discapacidad física en la edad escolar y mayores tasas de trastronos anormales en el nacimiento, según con los resultados de estos expertos.

“En resumen, estos hallazgos sugieren que puede haber una compensación entre los resultados físicos y cognitivos asociados con la gestación más allá del plazo. Si bien la gestación tardía se asoció con un aumento en la tasa de condiciones anormales en el nacimiento y con resultados físicos peores durante la infancia, también se vinculó con un mejor rendimiento en las tres medidas de funcionamiento cognitivo en la escuela durante la infancia”, concluye el estudio.

“Nuestros resultados proporcionan información útil a largo plazo para complementar los datos existentes a corto plazo para los futuros padres y los médicos que están considerando la posibilidad de inducir el parto a término o esperar otra semana”, añaden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *