Sábado, 22 Julio, 2017

            

El Museo CajaGRANADA inaugura la exposición “Brangulí”

Gabinete


image_print

El director de la Obra Social de CajaGRANADA, Diego Oliva, los comisarios de la muestra, Valentín Vallhonrat y Rafael Levenfeld, y la directora de arte de la Fundación Telefónica, Laura Fernández; han presentado esta mañana una de las grandes muestras de fotografía del otoño granadino, “Brangulí”, en una de las Salas de Exposiciones Temporales del Museo CajaGRANADA.

La muestra, compuesta por 121 fotografías, permite hacer un repaso por algunas de las imágenes icónicas de Brangulí, una saga de fotógrafos iniciada por Josep Brangulí i Soler (L’Hospitalet de Llobregat. 1879-1945) y continuada por sus hijos, Joaquim Brangulí i Claramunt (1913-1991) y Xavier Brangulí i Claramunt (1918-1986).

Durante la presentación de la misma, el director de la obra social de CajaGRANADA, Diego Oliva, señaló que estamos ante uno de los hitos culturales más importantes de esta temporada en Granada ya que la exposición de la obra de Brangulí va a permitir descubrir no solo a un excepcional fotógrafo, sino también una imagen de Barcelona diferente, desconocida y, en algunos casos, desaparecida para siempre. Una Barcelona cambiante, que respira, crece y se va desarrollando frente a la lente de Brangulí, erigido en notario de una realidad gráfica, como si la ciudad fuera un ser vivo. Una muestra que, además, brilla con luz propia en la sala de exposiciones de Museo CajaGRANADA; marco perfecto para las imágenes de la gran arquitectura industrial que Brangulí tan bien supo retratar.

Diego Oliva también agradeció a la Fundación Telefónica que haya cedido la excepcional colección de fotografías a CajaGRANADA para esta exposición, resaltando la importancia de la colaboración entre instituciones, sobre todo, en estos tiempos de crisis; y alabó el exquisito trabajo de los comisarios de la muestra, por la complicadísima labor de selección de las 121 imágenes que componen la muestra.

Los comisarios de la muestra, Valentín Vallhonrat y Rafael Levenfeld, tras agradecer a CajaGRANADA que haya acogido la exposición y su colaboración en el montaje, hicieron un somero repaso por la vida y la obra de Brangulí y señalaron que era una persona polifacética, enamorado de muchas disciplinas, además de la fotográfica. Resaltaron que fue la primera persona en apoyar, en España, los derechos de autor de los fotógrafos, además de fundar la primera agencia de repórters. El archivo que atesoró Brangulí consta de un millón de placas y fotografías, pero en esta muestra solo hay obra de Josep, el fundador de la saga, correspondiente a los años 1900 a 1936, acotación temporal que se ha hecho por cuestión de espacio. Los comisarios resaltaron que, para la selección definitiva, han llegado a ver hasta 500.000 placas.

A Josep Brangulí le gustaba trabajar es series temáticas y así tenía organizado su propio archivo. Un trabajo que comenzó con imágenes de la Semana Trágica de Barcelona, que constituyeron su primer éxito editorial. En la exposición del Museo CajaGRANADA se pueden apreciar, por ejemplo, las reformas de las calles de Barcelona, muchas de ellas ya desaparecidas. Además, el fotógrafo anticipa muchos de los temas que se desarrollarán después de la Guerra Civil ya que la suya es una generación que desaparece durante la contienda: destrucción y requisamiento de archivos, incendios, desaparición de miles de negativos… De hecho, Brangulí llegó a esconder parte de las fotografías que disparó durante la Guerra Civil, para evitar su censura y destrucción.

Por su parte, la directora de arte de la Fundación Telefónica, Laura Fernández, expresó su satisfacción por haber podido traer la exposición de Brangulí a la espectacular Sala de Exposiciones del Museo CajaGRANADA ya que es la primera vez que la obra de Brangulí se contemplará en Andalucía. Durante su intervención, señaló que la compañía quiso recuperar el archivo gráfico de Telefónica, poniéndose en manos de los dos comisarios de la exposición. Aquella iniciativa, llamada “Transformaciones”, permitió la restauración de la obra de fotógrafos hasta entonces olvidados, empezando por Marín. Inmediatamente después surge Brangulí y, a partir de ahí, otros varios artistas que había colaborado con Telefónica.

Tal y como escriben los comisarios de la exposición en el monumental libro sobre la obra del fotógrafo, editado por la Fundación Telefónica, “Brangulí, que sobrevivió a todas las vicisitudes políticas que le tocó vivir, acompañó a la ciudad en que vivió. Atento a los cambios, atento a sus transformaciones, atento a sus pobladores y a sus quehaceres. Desarrolló su profesión para mantenerse en el mismo ritmo de la metamorfosis urbana, transformando su oficio de fotógrafo, como un prestidigitador, ya sea en corresponsalía, agencia, archivo o lo que fuera necesario para seguir desarrollando su magia”.

La saga Brangulí

Josep Brangulí i Soler nació en L’Hospitalet de LLobregat el 14 de septiembre de 1879. Es el iniciador de la saga de fotógrafos que presentó sus trabajos bajo la firma Brangulí. Esta exposición revisa la obra del titular del nombre Brangulí hasta su muerte en 1945. Sus hijos, Joaquim Brangulí i Claramunt (1913-1991) y Xavier Brangulí i Claramunt (1918-1986), continuaron fotografiando para la firma familiar tras el fallecimiento del padre.

Brangulí fue un fotógrafo documentalista de vastísima producción. Cabe destacar su intensa actividad como fotógrafo para la prensa, la industria, el comercio y la arquitectura, ámbitos en los que sus imágenes generan una iconografía única que comienza con el siglo XX. Sus fotografías componen series y reportajes sobre el paisaje social y urbano de una Barcelona en constante transformación, durante el periodo 1900-1945.

Desarrolló sus trabajos de fotografía industrial y documental para empresas como Construcciones y Pavimentos, pionera en el encofrado de hormigón, o para entidades corporativas a cuyo cargo estaban las obras públicas de la red de Metro o la instalación del alumbrado público en Barcelona. Fotografió, desde su nacimiento, la Fira de Barcelona y realizó durante años trabajos documentales para diversas empresas catalanas. Durante décadas, fotografió a la sociedad barcelonesa en todos sus escenarios: los oficios y los talleres, la industria y la arquitectura, la vida en las calles, los acontecimientos, los conflictos y los personajes públicos y privados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *