Martes, 24 enero, 2017

El muro de Nyom fue penetrado

Después de seis temporadas en el Granada CF el lateral derecho francés ha sido infranqueable, hasta que un joven argentino se zafó de él por velocidad en la noche del domingo

Foto: Fernando Alanzor


image_print

El Granada CF suma y sigue. Joaquín Caparrós aún no conoce la derrota en el banquillo rojiblanco, ni en liga ni en pretemporada. Unas líneas muy juntas y una intensidad por encima del 100% son las señas de identidad del conjunto del de Utrera.

Ayer llegaba el primer test serio para el Granada CF. Sin menospreciar a ningún rival, el Villarreal CF es un bloque que está compitiendo en Europa, juega de memoria, con mucha calidad y es capaz, entre otras cosas, de hacerle frente a todo un Barcelona, por lo que el choque se antojaba muy complicado para la escuadra nazarí.cordoba 2

A pesar de comenzar el encuentro enchufado y llevar peligro, el conjunto de la ciudad de la Alhambra fue cayendo en las redes del toque groguet. A medida que pasaban los minutos, la media amarilla se hizo con los mandos de un duelo en el que los rojiblancos se defendieron muy bien y atacaban con zarpazos a la contra. La creación nazarí no estuvo especialmente acertada. Hasta que no llegaron los cambios que tornaron la dinámica del encuentro en la segunda mitad, sólo Fran Rico, omnipresente, mantuvo la unión en el centro del campo. Iturra, gladiador, recuperaba en defensa, pero le costó asociarse en las salidas del cuero. Piti no tuvo el día y Rochina abusó del regate, aunque ayudó en defensa. Los delanteros hicieron kilómetros muchas veces sin sentido: Ortuño, peleón, no hizo olvidar a El Arabi y Success, a excepción de alguna jugada a balón parado, recibía el esférico muy alejado de las inmediaciones del área de Asenjo.

Pero lo que hasta el momento está dando un nivel altísimo está siendo la línea defensiva, pese a tener carencias en el lateral izquierdo, posición a la que se ha tenido que adaptar Sissoko, en primer lugar, y a Juan Carlos, ayer en segunda instancia, con buen resultado. La dupla Babin-Murillo ha sentado al capitán Mainz y va a poner las cosas muy difíciles al último incorporado Dany Nounkeu.

gacela-nyomEn esta línea, el lateral derecho tiene un nombre propio: Allan Nyom. El franco-camerunés ha sido dueño y señor de este carril desde que llegó a Granada en la temporada 2009-2010. Su físico rocoso, alto, espigado e incansable y su carrera de gran zancada convierten a este defensor en una muralla infranqueable, capaz de aburrir al mismísimo Cristiano Ronaldo. No obstante, ayer domingo en Los Cármenes saltó la noticia. Un atacante fue capaz de deshacerse del muro de Nyom. El joven delantero de 20 años, Luciano Vietto, le tiró la carrera al francés quien trató de aguantar el envite y llevó al ítalo-argentino hasta línea de fondo. Allí fue donde Vietto dio una vuelta de tuerca más, apretó más aún la ya endemoniada carrera y aprovechó esta velocidad y su 1,73 para escabullirse y zafarse del 1’90 del rojiblanco.

No deja de convertirse en anécdota, pero en la memoria de Los Cármenes no figura el día en el que Allan Nyom no haya podido parar a su marca, aunque ésta sólo puede anotarse la nada sencilla gesta de haber conseguido marcharse de él una sola vez en un único encuentro.

LOS CAMBIOS

Caparrós volvió a alinear a tres mediocentros en la segunda mitad. En el minuto 56 Piti, casi inédito, dejó el campo para que entrase Javi Márquez. Con Iturra de stopper, el propio Márquez organizando y Fran Rico casi volcado en el ataque, el Granada CF tuvo al Villarreal contra las cuerdas al final del encuentro. Una vez más, la respuesta al partido estuvo en el banquillo.

machisMachis entró al comienzo de la segunda mitad por Success y fue un puñal por la banda izquierda. El debutante en el conjunto nazarí, Jhon Córdoba, sólo gozó de diez minutos, pero dejó claro que va a ser un hueso duro de roer. En este poco tiempo, el cafetero fijó a los centrales groguets, presionó con su imponente físico, y sacó un disparo dentro del área a la media vuelta que obligó a Asenjo a emplearse. El meta castellonés tuvo que despejar a córner el cañonazo del colombiano.

Al final se llegó con empate 0-0. Resultado que muestra la igualdad que hubo sobre el terreno de juego, aunque ambos equipos pudieron llevarse el partido, especialmente el Granada que gozó de las ocasiones más claras. Culpa de ello fue de las sustituciones. Caparrós enmendó lo que había sobre el terreno de juego y metió el miedo en el cuerpo a Marcelino en la recta final del choque. Poco a poco, Los Cármenes se están convirtiendo en un fortín y el Granada CF continúa invicto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *