Domingo, 28 Mayo, 2017

El misterio de Dória

Fue uno de los fichajes estrella del verano y una de las grandes decepciones de esta primera vuelta

Dória, en un lance del juego | Foto: LFP
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Matheus Dória no atraviesa el mejor momento de su corta carrera, aún, profesional en el mundo del fútbol. Fue uno de los fichajes estrella del Granada CF el pasado verano, sin embargo, su papel en el equipo ha sido intrascendente y ha supuesto una de las grandes decepciones entre la afición nazarí, que ya veía en el brasileño el muro defensivo perfecto para salvaguardar la zaga nazarí, y de paso, hacer olvidar a Jeison Murillo, traspasado al Inter de Milán en este mismo mercado estival.

El fútbol se vuelve imprevisible en las situaciones que menos te lo esperas. Cuando crees que una eliminatoria entre un primera y un segunda B está prácticamente hecha por la evidente diferencia de nivel, llega el Real Madrid y comete una absurda alineación indebida por la sanción de Cherysev. El mismo Real Madrid es capaz de ganar 10-2 y salir pitado de su propio campo.

El Granada está viviendo lo más imprevisible del fútbol en Dória. Era el mejor fichaje, el que más orgullo daba, y del que probablemente se esperaba más. Pero llega el fútbol, lo pone cinco partidos, en los que no estuvo acertado, y desaparece inevitablemente. Ni para Copa del Rey. El marcador central debutó en el Santiago Bernabéu, y fue su mejor encuentro como rojiblanco horizontal. Después llegaron errores de bulto ante Real Sociedad, Valencia, y el que lo catapultó al banquillo, frente al Sporting de Gijón. Su inocencia le hizo recibir dos amarillas en apenas tres minutos. La segunda fue por perder tiempo. Inaudito.

Dória disfrutó de una nueva oportunidad en el Municipal de Butarque, en la ida de los dieciseisavos de final de Copa del Rey, ante el Leganés. No completó un buen partido. Se le vio nervioso, acelerado, con demasiadas ganas de hacerlo bien, para finalmente caer en el intento. La gran noticia llegaba en Los Cármenes. Sandoval le dejó como suplente en la vuelta ante el Leganés, cuando se esperaba su vuelta al once con total seguridad. Decidió dar algo de continuidad a la zaga normal e introducir a Lombán junto a Mainz.

Matheus tiene que aparecer. Y se le espera. Los Cármenes quiere idolatrar, y un defensa de este tipo puede conseguirlo. Él no duda de sí mismo y quiere quedarse para demostrar su valía. Capacidad física, talla, buen juego con el balón en los pies, sin miedo al choque, esas son sus bazas, además de un increíble parecido con Pepe, defensa del Real Madrid. Tanto en el físico como en el juego.

Su capacidad se ha puesto en duda, pero en su mano está cambiar eso y volver a dar que hablar. Chelsea, Barcelona, Real Madrid estuvieron siguiéndole e interesados en contratar sus servicios. Marsella fue finalmente su destino. Granada el escenario donde volver a lucirse y ponerse en la órbita del fútbol mundial como un defensa serio, sobrio, hecho para equipo grande, y no quedarse en la promesa que fue y el gran jugador que pudo haber sido. Dória es un misterio por resolver. El 2016 hablará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *