Martes, 12 Diciembre, 2017

            

El Mirador de los Héroes recuerda a las tres víctimas del Pub Nacional de Lanjarón



image_print

Los héroes de Lanjarón cuentan ya con un lugar físico que ayudará a perpetuar su recuerdo. El Ayuntamiento del municipio alpujarreño inauguró en la tarde del domingo un espacio dedicado a las tres víctimas mortales del incendio intencionado del Pub Nacional, sucedido en junio pasado, en plenas fiestas de San Juan de 2016. Apenas unos días antes de que arranquen los festejos de este año, las primeras fiestas tras el fatal suceso, el consistorio ha rebautizado como Mirador de los Héroes el espacio ubicado a la entrada del municipio, en el que ha plantado tres olivos centenarios, uno por cada víctima.

“Estamos a las puertas de San Juan y para todo el pueblo van a ser unas fiestas difíciles, porque todos tendremos muy vivo el recuerdo de lo que ocurrió. Agradecemos a las familias su fortaleza y disposición a que hayamos realizado este acto de recuerdo y homenaje. No es fácil, para ellos especialmente, pero no queríamos celebrar San Juan sin dedicar tiempo y espacio a la memoria de estos héroes, a los que Lanjarón nunca olvidará”, señaló el alcalde cañonero, Eric Escobedo, que dedicó a los fallecidos unas sentidas palabras, así como a sus familiares, presentes en el acto.

Estuvieron presentes los miembros del Equipo de Gobierno, los responsables de la Guardia Civil de la zona, el juez de Paz del municipio y el sacerdote de Lanjarón, Antonio Heredia, que bendijo el lugar, así como centenares de vecinos cañoneros, que dedicaron una cerrada ovación a la memoria de las víctimas. La Banda de la Asociación Musical de Lanjarón interpretó varias piezas musicales como homenaje a los fallecidos.

Una placa junto a los olivos recuerda textualmente: “En memoria de los héroes que dieron su vida por salvar la de otros y evitar una tragedia mayor durante los hechos ocurridos el 25 de junio de 2016. El pueblo de Lanjarón les estará eternamente agradecido y mantendrá siempre vivo su recuerdo”

Antonio Castro (dueño del pub), Francisco Vicente ‘Kiki’ Manrique (camarero) y Miguel Ángel Maya (cliente) se dejaron la vida en el intento de evitar una tragedia mayor cuando una persona irrumpió en el concurrido local, con la intención de quemarse a sí mismo y prender fuego al establecimiento, suceso que ocurrió en pleno sábado de fiestas, apenas una hora antes del comienzo del desfile de la Pública. Murieron el atacante y los tres vecinos reseñados. El Ayuntamiento ya había concedido con anterioridad a los tres fallecidos la Medalla de Oro de Lanjarón a título póstumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *