Sábado, 25 Marzo, 2017

El límite salarial, un quebradero de cabeza

Profundizamos en uno de los quebraderos de cabeza de todos los equipos de LaLiga cada verano a la hora de realizar fichajes

Jiang Lizhan y Sergi Vieta | Foto: archivo GD
Nacho Santana | @NachoSantana_27


image_print

El límite salarial es un concepto muy utilizado en el mundo del fútbol hoy en día, sin embargo, su definición en muchas ocasiones es desconocida y en otras muchas es difusa y quimérica.

Desde 2014, cuando fue apartado de los terrenos de juego Pedro León por infringir esta norma, el término “límite salarial” comienza a resonar con fuerza en el entorno futbolístico. Sabemos que limita a los clubes y puede incluso llegar a impedir que un jugador dispute los encuentros, pero ¿qué es el límite salarial?

Según fuentes de la propia Liga de Fútbol Profesional, el límite salarial es “una medida que se engloba dentro del control económico que desde LaLiga se hace a los clubes”, y se establece en función de varios parámetros relacionados con los ingresos, gastos, tesorería, balance, etc. Es decir, el límite salarial puede ser interpretado como el setenta por ciento de la diferencia entre los ingresos que genera el club menos lo gastos no deportivos en los que incurre (infraestructuras o servicios que ofrecen, por ejemplo), quedando el treinta por ciento para las arcas de la entidad.

El objetivo de esta medida implantada en la temporada 2013/2014 no es otro que el de mantener a los clubes saneados, estableciendo unos parámetros máximos de gasto en la parte salarial que permitan a la entidad terminar el curso con un balance económico positivo. A pesar de que su finalidad lo hace muy necesario por la salud económica de los clubes, todos los equipos de LaLiga encuentran este tope como un auténtico quebradero de cabeza cada vez que afrontan una nueva temporada.

Según la propia definición otorgada por la LFP, ampliar el límite salarial sólo necesita de una mayor fuente de ingresos tales como aumentar la venta de camisetas, cotizar más por el precio de las entradas o – en el caso de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) – mediante ampliaciones de capital. Eso sí, según se cuenta desde LaLiga, estas ampliaciones del límite tendrán que realizarse “siguiendo siempre una serie de pautas y requisitos”.

SANCIONES

Pese a la posibilidad de aumentar esta cantidad tope con el fin de poder tener una mayor bolsa de dinero con la que pagar los sueldos de los jugadores – y por ende poder realizar más fichajes –, se han dado casos en los que no se ha cumplido con esta norma, por lo que los clubes infractores han incurrido en sanción. El principal castigo que tendrán que afrontar los clubes es ni más ni menos que la inhabilitación de la ficha del jugador cuyo sueldo haga que la entidad sobrepase el máximo marcado, es decir, que el jugador cuyo sueldo haga que se supere el límite, no podrá disputar encuentros ni ser inscrito por el club.

En cuanto a esta sanción, los daños pueden ser reducidos mediante el orden de inscripción de jugadores. De este modo, inscribir a un jugador antes que otro como nuevo fichaje del equipo pese a que la transferencia se cerrase después, hace que éste sí que pueda ser inscrito, mientras que el primero quedaría inhabilitado.

EL CASO DE PEDRO LEÓN

El caso más sonado y reciente en el que un club español ha tenido que ser sancionado es el que tuvo lugar en el año 2014 con Pedro León y el Getafe. El club azulón se hizo con los servicios del extremo, pero su alta ficha provocó que los madrileños excediesen su límite salarial, por lo que no pudieron inscribirle como jugador y tuvo que pasar tres meses apartado de los terrenos de juego, hasta que la situación fue resuelta el 24 de diciembre y el murciano pudo volver a disputar partidos oficiales.

Las cifras se fijan el último día de abril, con el fin de la temporada cercano en el calendario. Los clubes hacen balance de sus ingresos y gastos y lo comunican a LaLiga, que establece los parámetros entre los que se han de mover dichas entidades, siempre teniendo en cuenta que el salario mínimo establecido mediante un convenio entre LFP y Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) es de 120.000 euros anuales. Una vez recibida esta cifra por parte de clubes y SAD, les corresponde a ellos la decisión de hacerla pública o no.

GRANADA CF Y EL LÍMITE SALARIAL

El Granada CF, como todos los clubes de LaLiga, tendrá que hacer frente a esta circunstancia, sobre la cual ya avisó el propio Director General del club, Sergi Vieta, en la puesta de largo del nuevo propietario, Lizhang. El ‘tope’ es uno de los factores que deben cumplir a la hora de hacer fichajes y acometer cualquier operación, lo que demandará encajar todas las piezas de forma milimétrica. En la temporada 2014-2015, el Granada tuvo un tope de 22,8 millones de euros. En la última temporada, aumentó a 25,3 millones de euros. Las cifras nazaríes de la temporada 2016-2017 no han trascendido públicamente.

El nuevo proyecto en el que se ha enmarcado el Granada CF con Jiang Lizhang como máximo accionista pretende crecer deportiva y económicamente a corto, medio y largo plazo, subiendo peldaños temporada tras temporada también en el ámbito del techo salarial.

Tan complicada como potencialmente beneficiosa, esta medida cuenta con adeptos y detractores a partes iguales, por lo que sólo resta ver a quién otorga la razón el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *