Jueves, 23 Marzo, 2017

El líder del golpe de Estado defiende la necesidad de reformas antes de celebrar elecciones

El jefe del Ejército tailandés, el general Prayuth Chan Ocha, ha indicado este viernes cuáles son sus planes para el país, después de que ayer liderara un golpe de Estado militar que ponía fin a meses de inestabilidad, y ha dejado claro que quiere que se lleven a cabo reformas antes de la celebración de nuevas eleccione

E.P.


image_print

El jefe del Ejército tailandés, el general Prayuth Chan Ocha, ha indicado este viernes cuáles son sus planes para el país, después de que ayer liderara un golpe de Estado militar que ponía fin a meses de inestabilidad, y ha dejado claro que quiere que se lleven a cabo reformas antes de la celebración de nuevas elecciones.

Prayuth asumió ayer el control del Gobierno tras su intento fallido por lograr una solución a la crisis durante un encuentro con representantes de las partes enfrentadas, el Ejecutivo saliente y el partido de la destituida primera ministrar Yingluck Shinawatra, y los manifestantes antigubernamentales y el Partido Democrático, principal fuerza opositora.

Los soldados detuvieron a los asistentes a dicho encuentro este jueves ante el fracaso de las conversaciones antes de que el general procediera a anunciar al país la creación del Consejo Nacional para el Mantenimiento de la Paz y el Orden para devolver el orden.

Tras ello, el Ejército ha convocado este viernes a la exprimera ministra Yingluck Shinawatra a un cuartel, al igual que al primer ministro interino y el resto de su gabinete, y ha prohibido a un total de 155 personalidades, incluida Yingluck, abandonar el país.

Prayuth también ha convocado a cientos de funcionarios civiles, a los que ha pedido su ayuda. “Quiero que los funcionarios civiles ayuden a organizar el país”, ha afirmado. “Debemos tener reformas económicas, sociales y políticas antes de las elecciones. Si la situación es pacífica, estamos dispuestos a devolver el poder al pueblo”, ha asegurado.

YINGLUCK ACUDE A LA CITACIÓN

Yingluck, destituida del cargo el pasado 7 de mayo por el Tribunal Constitucional, ha llegado al cuartel militar hacia mediodía. Prayuth se encontraba dentro en ese momento, pero se desconoce si ambos se han reunido.

Después de que el general se marchara, nueve furgones con las ventanillas tintadas han sido vistos abandonando las instalaciones, pero no está claro si Yingluck viajaba en alguno de ellos o hacia dónde iban. Un ayudante de un ministro del Gobierno depuesto ha indicado que algunas personas, incluido su ministro, han sido detenidas.

En otro orden de cosas, está previsto que Prayuth se reúna con el rey Bhumibol Adulyadej en el Palacio Real en Hua Hin, al sur de Bangkok, para explicarle la decisión tomada por el Ejército de asumir el poder.

Las fuerzas armadas tailandesas tienen un largo historial de intervención en la política, ya que ha habido 18 golpes de estado tanto exitosos como fallidos desde que Tailandia se convirtió en una monarquía constitucional 1932.

SITUACIÓN EN BANGKOK

La capital, Bangkok, permanece tranquila, aunque el Ejército ha ordenado el cierre de todas las escuelas y universidades. No obstante, ha habido algunos signos de oposición al golpe de Estado. Pequeños grupos de estudiantes en Bangkok y Chiang Mai han mostrado signos condenando el golpe y apoyando la democracia, según testigos y fotos colgadas en las redes sociales.

Las transmisiones normales de la televisión han sido suspendidas y todas las cadenas retransmiten solo los anuncios militares e imágenes tomadas de la televisión del Ejército. Los canales internacionales tampoco se pueden ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *