Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

El lateral izquierdo se queda desierto

Los cedidos Biraghi y Salva regresarán a sus equipos propietarios | El Granada se queda sin ningún carrilero zurdo, una posición maldita desde la marcha de Siqueira

Siqueira celebra un gol con la camiseta del Granada CF | Foto: archivo GD
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Cuando llega el verano, todos los años se habla de lo mismo. Rumores, fichajes, necesidades, posiciones con más urgencia de refuerzo. Temporada tras temporada se habla de fichar a un delantero ‘gol’ o firmar a un portero de garantías, de esos que te ganan partidos.

Es inevitable. Las plantillas son mejorables y más cuando se trata de un equipo como el Granada CF, donde todos los veranos hay que fichar a de ocho a doce jugadores. Algunos se paga su traspaso, otros se consiguen a préstamos, en forma de cesión.

Esta temporada ha sido este último formato el utilizado con el lateral izquierdo. El primero en llegar, procedente del Valencia, fue Salva Ruiz. El valenciano llegó como promesa con el objetivo de convertirse en realidad, pero no lo consiguió. Debutó como titular en la primera jornada ante el Eibar, fue expulsado, y desapareció de los planes de Sandoval. La llegada de José González no cambió su situación. Sus números, en consecuencia, son pobres. Participó en dos encuentros en liga y otros dos en Copa del Rey, con un total de 193 minutos acumulados. Volverá al Valencia, donde tiene imposible quedarse, por lo que buscará acomodo en algún equipo, probablemente, de Segunda División.

biraghi-Granada-At.Madrid-21

Cristiano Biraghi | Archivo GD

Tras la expulsión de Salva ante el Eibar, desde la dirección deportiva contemplaron la necesidad de otro lateral izquierdo. De forma repentina, procedente del Inter de Milan, llegó Cristiano Biraghi, un italiano con experiencia en la Serie A y la Sub-21 de Italia, donde incluso era uno de los capitanes.

Biraghi se hizo dueño y señor del lateral izquierdo en la temporada que acaba de finalizar. Fue imprescindible para Sandoval, con quien al final de su etapa como entrenador del Granada CF perdió su puesto en el once titular en beneficio de Foulquier, que podía actuar en el lateral a pesar de ser diestro. La llegada de José González le devolvió la titularidad. Con el gaditano ganó en seguridad, se concentró en la sobriedad defensiva, dejando las ‘florituras’ y ‘suicidios’ en ataque para otras ocasiones. El italiano ha sido el jugador de campo que más minutos ha acumulado con 2.823 minutos repartidos en 32 partidos.

ERA POST-SIQUEIRA

Guilherme Siqueira ha marcado un antes y un después en la posición de lateral izquierdo en el Granada CF. El brasileño fue uno de los grandes artífices del ascenso a Primera División y uno de los más destacados en las dos temporadas que permaneció en el equipo rojiblanco en Primera.

Dejó el Granada en la 2013-2014, rumbo al Benfica, donde estuvo cedido esa temporada. A la siguiente temporada fue traspasado al Atlético de Madrid en una de las operaciones más beneficiosas que ha dejado Pina. Diez millones de euros tuvo que pagar el equipo dirigido por Simeone para hacerse con los servicios de ‘Sique’. En el mercado de invierno de la 2015-2016 se marchó al Valencia tras dejar de contar para Simeone.

Cuando Siqueira se marchó, por el Granada CF han desfilado un total de ocho laterales izquierdos en tres temporadas. Su hueco lo heredó Brayan Angulo, que jugó esa temporada, la 2013-2014, un total de 34 partidos (2.937 minutos) en liga, y uno en Copa del Rey.

Foulquier ha sido el comodín durante todos estos años tras la marcha de Siqueira. A pesar de ser lateral derecho de posición natural, el defensa galo ha jugado cuando ha sido necesario a banda cambiada.

En la temporada 2014-2015, Brayan Angulo abandonó el Granada a pesar de su buen rendimiento y ser uno de los fijos en el equipo durante la etapa de Lucas Alcaraz al frente del equipo nazarí. Firmó por el Ludogorets, equipo búlgaro donde ha jugado incluso Champions League.

Dicha temporada, con Joaquín Caparrós en el banquillo, se consiguió para el carril izquierdo a Juan Carlos, que llegó cedido por el Sporting de Braga, y Luis Martins, que llegó tras destacar en la liga portuguesa en las filas del Gil Vicente. El portugués no contó en toda la temporada, participando en un total de cinco partidos.

Granada-At (18)-juan-carlos-centrando

Juan Carlos Pérez | Archivo GD

Juan Carlos Pérez, por su parte, hizo una temporada irregular. Caparrós confió en un jugador que era centrocampista, Abdou Sissoko, para ocupar el lateral izquierdo, lo que quitó minutos al futbolista madrileño, que también fue superado por Emanuela Insua, que llegó en el mercado invernal. Sandoval le dio la titularidad cuando llegó para lograr la permanencia en los últimos cuatro partidos. En total, Juan Carlos acumuló 1.341 minutos en liga, repartidos en 21 encuentros. En Copa del Rey jugó tres encuentros (188’).

Sissoko fue una de las sorpresas de Caparrós. Llegó para ser centrocampista pero el de Utrera lo reconvirtió a lateral izquierdo. Jugó once partidos de liga en esta primera vuelta y dos de Copa del Rey. La llegada de Insua en el mercado invernal le dejó sin ficha para la segunda vuelta.

Emanuel Insua llegó procedente de Boca Juniors en lo que era su primera aventura en el continente europeo. El argentino nunca se llegó a adaptar a la liga española, haciendo gala de un gran desconocimiento táctico y actuando de forma precipitada en ocasiones, lo que le llevaba a cometer errores de bulto. Fue señalado por la afición a pesar de la confianza que le brindó Resino en su etapa como técnico nazarí. Perdió la titularidad con la llegada de Sandoval. En total, jugó con la elástica rojiblanca doce partidos, acumulando un total de 1.023 minutos.

Ocho laterales izquierdos contando a Biraghi y Salva Ruiz, de los cuales sólo Martins pertenece a la escuadra rojiblanca en propiedad, aunque es muy improbable que cuenta con una ficha para la próxima temporada. El lateral izquierdo queda, de esta forma, desierto, con la esperanza de que para la 2016-2017 llegue un ‘Siqueira’ que haga olvidar la sombra alargada de Guilherme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *