Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

El jefe de servicio de Formación ve “inconcebibles” las deficiencias señaladas por el interventor

Bolívar Medina ha dicho desconocer las "irregularidades" puestas de manifiesto por el interventor provincial: "no me cabe en la cabeza que hubiera expedientes en los que solo hubiera una hoja o que estuvieran vacíos"

Magin Bolívar Medina y Miguel Gutiérrez Pedrosa
E.P.


image_print

El jefe servicio de la Dirección General de Formación en Granada entre agosto de 2007 y enero del 2011, Magin Bolívar Medina, ha considerado este martes una “falta de rigor” por parte del interventor provincial, Miguel Gutiérrez Pedrosa, que haya dicho que ni la administración ni los beneficiarios “podían irse de rositas” en este caso, así como ha asegurado que “no concibe” las deficiencias señaladas en su informe especial.

Durante su comparecencia ante la comisión de investigación sobre las ayudas a la formación del Parlamento, Bolívar Medina, que está imputado en el caso, ha defendido que los expedientes estaban completos y que, “más que por falta de documentación, el problema podría situarse en la remisión de esos expedientes” por el traspaso de competencias o la digitalización de la documentación.

Ha dicho desconocer las “irregularidades” puestas de manifiesto por el interventor provincial: “no me cabe en la cabeza que hubiera expedientes en los que solo hubiera una hoja o que estuvieran vacíos”; a la par que ha incidido en la falta de medios humanos y que cada año que estuvo al frente del departamento, “se contrató un servicio de asistencia técnica para colaborar porque todo el personal que me viniera era necesario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *