El invierno, una pesadilla para quienes padecen alergia al frío

El frío se ha convertido en estos meses en el archienemigo de todo aquel que mira el calendario esperanzado suplicando la llegada del verano. Pero, a pesar de lo que ellos mismos puedan creer, hay personas para las que estos meses son incluso peores: los alérgicos al frío.

Para ellos, el mero roce de una superficie gélida o el soplo del viento invernal no solo se presenta como un ataque a su confort, sino a su propia salud. Tal y como el dermatólogo Vicente Delgado Florencio indica, las personas que padecen esta patología pueden sufrir ronchas, urticarias, picor o morados, entre otras manifestaciones.

Estos síntomas se presentan para el dermatólogo como la respuesta del cuerpo hacia el frío. Según explican los especialistas, la causa de que solo ciertos sujetos sufran este hecho es aún desconocido, barajándose la hipótesis de que se deba a la aparición de células de la piel muy sensibles, a padecer un virus o una enfermedad, o a la herencia del problema.

Según comenta Delgado Florencio, entre los principales factores que hacen desencadenar esta enfermedad se halla la temperatura exterior muy fría, el viento, la lluvia, el agua a temperatura baja, caminar con los pies desnudos en suelo frío, tener el cuerpo en contacto con objetos fríos, encontrarse en habitaciones demasiado frescas o comer alimentos helados, entre otros aspectos.

A esto añade que una de las complicaciones que se puede encontrar en la dermatitis al frío -también conocida como alergia al frío o urticaria a frigore- es una reacción grave producida, principalmente, después de la exposición de grandes zonas de piel al frío, como sucede al nadar en agua a baja temperatura.

La posibilidad de sufrir esta situación se incrementa en el caso de los niños y los adolescentes, las personas que han padecido recientemente una infección, quienes tengan problemas de salud o padezcan otra enfermedad y quienes posean rasgos heredados.

“Lo primero que tiene que hacer una persona que tenga alergia al frío es evitar este frío a toda costa tapándose las partes del cuerpo que puedan estar en contacto con el exterior y tomando antihistamínicos”, destaca Vicente Delgado Florencio.

Sobre lo que supone sufrir esta problemática en un clima como el de Granada, Delgado asevera que “es muy difícil pasarlo, por eso es tan importante ir muy bien abrigado”.

A pesar de ello, el dermatólogo expresa que se trata de una problemática “excepcional” que afecta a “muy pocas personas” en el territorio nazarí.

Según los expertos, la mayoría de las reacciones de la alergia al frío se produce cuando la piel se expone a temperaturas inferiores a 4ºC. Sin embargo, algunas personas pueden tener reacciones a temperaturas más cálidas, a ciertas condiciones de humedad o al mismo viento.

Asimismo, en algunos ciudadanos esta patología puede desaparecer por sí sola después de semanas o meses, mientras que en otros casos puede durar más tiempo.