Sábado, 20 de Octubre de 2018

            

El investigador granadino Eduardo Ruiz Baena promueve el “retorno” de Federico García Lorca a Nueva York

Presentará su nueva novela en la ciudad estadounidense, donde tratará de identificar uno de los lugares icónicos de la biografía del poeta, que sirva como lugar obligado de peregrinación de sus seguidores y como incentivo para que los neoyorquinos conozcan su obra

Imagen de archivo de Federico García Lorca | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El investigador granadino Eduardo Ruiz Baena, autor del libro ‘El amor a la tierra, Federico García Lorca en Valderrubio’ y del estudio ‘Asquerosa, cruce de la genealogía de Federico’ presentará el próximo día 20 de agosto en New Jersey (EEUU), en la sede de la Academia Norteamericana de Literatura Moderna Internacional, su nueva novela, ‘Tarta de manzana y melón maduro’, en la que ficciona la vida de Federico durante su estancia en Nueva York y donde, en sus momentos de soledad, recuerda la infancia y juventud vivida en el pueblo de Asquerosa (Valderrubio en la actualidad), donde el autor es propietario de la vivienda de su familia.

Aprovechando la estancia en tierra neoyorquina, hará entrega de un escrito de la Asociación de Investigación Carpe Diem dirigida al alcalde de la ciudad para que sea restaurado el ‘sundial’ de la universidad de Columbia donde Lorca se fotografió en 1939 y que, años después, fue destruida por un rayo, y que al pie de ésta se emplace una estatua de Federico, al igual que en la mencionada fotografía.

Esta iniciativa ya le ha sido comunicada al rector de la Universidad de Nueva York donde aún se encuentra la base que sostenía la esfera del reloj solar.

En el mes de septiembre, Carpe Diem trasladará esta idea a las autoridades granadinas, al Ministerio de Asuntos Exteriores y a diferentes asociaciones culturales vinculadas a la investigación, la promoción de la lectura y la sostenibilidad de la Vega de Granada.

Con todo ello se persigue identificar uno de los lugares icónicos de la biografía del poeta, que sirva como lugar obligado de peregrinación de los seguidores de Federico y, además, como incentivo para que los neoyorquinos conozcan la obra del que está considerado como el autor más relevante de la literatura contemporánea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.