Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

El Instituto de Medicina Legal realizó el pasado año 254 autopsias por muertes violentas

La labor de la institución tiene repercusión directa "en los vivos" y en colectivos vulnerables

Foto: E.P./Junta
E.P.


image_print

El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Granada realizó el pasado año más de medio millar de autopsias para identificar a perdonas o determinar las causas de su fallecimiento, de las que 254 se correspondieron con muerte violentas.

Esta labor la desarrolla el Servicio de Patología Forense, que es el encargado de investigar aquellos casos en los que se ha producido la muerte de una persona como consecuencia de un hecho criminal o en circunstancias que permitan sospecharlo. También opera en las situaciones en las que no está claro el motivo del fallecimiento, aunque haya sido por causas naturales, como el año pasado se demostró en 265 de las autopsias que se practicaron.

La realización de autopsias supone sin embargo una “mínima parte” del trabajo que realiza el Instituto de Medicina Legal (IML) de Granada, cuya labor tiene repercusión directa “en los vivos” y en colectivos vulnerables como las víctimas de violencia de género, los menores llegados en patera o las víctimas de accidentes de tráfico, según ha relatado en una entrevista concedida a Europa Press la directora del centro, Nieves Montero.

La experta ha destacado la “trascendencia” que tiene por ejemplo en el destino de un menor inmigrante llegado en patera las pruebas que se realizan para determinar su edad, lo que conlleva la activación de un protocolo que sigue las indicaciones internacionales y en el que están implicados la Fiscalía, la Policía, el Servicio Andaluz de Salud y el Instituto de Medicina Legal.

A Motril llega una media de dos casos semanales y solo cuando existen dudas el menor es trasladado a la sede central del PTS, donde dos forenses se encargan de realizar la exploración física y psicológica, así como de interpretar las pruebas oseométricas.

Los expertos pueden ofrecer un resultado en aproximadamente dos horas, según precisa Montero, quien defiende que se dedique un tiempo razonable a este asunto por tener implicaciones tan importantes y para garantizar un “trato digno” a la persona. La experta reconoce que estos supuestos menores “a veces mienten sobre su edad porque se están jugando su futuro” y aunque “les duele en el alma”, los forenses “no pueden hacer obras de caridad” y deben trasladar a la Fiscalía los resultados con los informes que desmienten esta hipótesis.

DOCENCIA Y CONVENIO CON LA UGR

La docencia y la investigación son otras de las áreas del Instituto de Medicina Legal de Granada, que estaba llamado a acoger el Centro para la Excelencia en la Investigación Forense de Andalucía, si bien la directora reconoce que en este aspecto aún “no se ha producido una buena coordinación con la Universidad de Granada”.

Montero mantiene que “hay un camino por recorrer” que espera conseguir con la actual rectora, Pilar Aranda, para impulsar una relación fluida entre ambas administraciones a través de un convenio marco como el que existe con el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y que está permitiendo un intercambio de formación y asesoramiento tanto para los trabajadores del IML como para los residentes que están pasando por el centro para su formación de especialista.

Montero afirma que el IML de Granada, con su cercanía a la Facultad de Medicina y al Hospital del Campus de la Salud, “lo tiene todo” para impulsar ese centro de excelencia de investigación forense en el conjunto de la comunidad y para llevar a cabo proyectos de investigación que actualmente “mueren” por la complejidad que entraña para los trabajadores del IML compaginar su trabajo con la labor investigadora ante la ingente cantidad de trabajo que afrontan diariamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *