Sábado, 21 enero, 2017

El informe sobre la peligrosidad de la curva centra hoy las declaraciones

Comparecen este viernes ante Aláez el jefe de maquinistas, su superior y un responsable de seguridad de la operadora ferroviaria

E.P


image_print

El informe que José Ramón Iglesias Mazaira, jefe de maquinistas de la provincia de Orense, envió en diciembre de 2011 a su superior alertando del “brusco” descenso de la velocidad que había que realizar en la curva de Angrois (Santiago de Compostela) –donde se produjo el accidente de tren del pasado julio– “sin aviso previo”, centrará las declaraciones que el juez Luis Aláez, que instruye la causa por el accidente, tiene previsto tomar este viernes.

Comparecerán, en calidad de testigos, Iglesias Mazaira –citado para las 10,00 horas–, el por entonces responsable de seguridad Ángel Lluch Perales –para las 11,30 horas– y el superior directo del autor del documento, José Luis Rodríguez Vilariño –a las 13,00 horas–.

Manuel Prieto, abogado del maquinista Francisco José Garzón Amo, único imputado en este momento, presentó en el juzgado este escrito, que alertaba de “anomalías” en la recién inaugurada línea de alta velocidad Santiago-Ourense, y el juez instructor decidió incorporarlo al sumario. Además, tras solicitar nueva documentación a Renfe y Adif, llamó a declarar a estos tres trabajadores de la operadora.

Lo hizo en el mismo auto en el que, el pasado 14 de febrero, criticó la actuación de los responsables de Adif y acusó al administrador de infraestructuras ferroviarias de “incrementar el riesgo para la vida de miles de personas” cambiando el sistema de seguridad ERTMS por el ASFA en la curva por “motivos comerciales”.

Las víctimas, constituidas en dos asociaciones, vieron en ese nuevo paso de la investigación que Aláez retomaba la senda que le hizo reiniciar la Audiencia Provincial cuando levantó las imputaciones a cinco cargos de seguridad y 22 altos cargos de Adif pidiéndole que obtuviese un “consenso técnico” sobre posibles deficiencias de la vía.

Y en esta línea, no en vano, avanza el magistrado en su último auto, notificado este mismo jueves, en el que llama, también como testigos, a cinco cargos de Adif –bajo cuya responsabilidad se encontraban el libro horario y el cuadro de velocidades máximas por los que se guiaba Garzón y en los que Prieto observa incongruencias respecto a la documentación aportada por el administrador–.

NUEVA FASE

Estas declaraciones se producirán el próximo 27 de marzo, con lo que la investigación encara una nueva fase con el horizonte puesto, por una parte, en “las nuevas imputaciones” que esperan algunas de las víctimas, como el portavoz de Apafas, Cristóbal González, quien, tras visitar recientemente al juez Aláez, reforzó su idea de “confianza” en la Justicia.

Por otra, en los próximos meses se conocerá la fecha en que se marcha al Juzgado de lo Penal el hasta ahora titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, Luis Aláez.

Mientras, la instrucción prosigue con la solicitud nuevas diligencias que el letrado defensor del maquinista espera que, de decir todos los testigos “la verdad”, sean “importantes” al “aclarar” cuestiones técnicas “fundamentales” como el punto hasta el que estaba instalado el sistema de control de velocidades ERTMS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *