Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

El humo de los incendios forestales afectará a millones de personas en las próximas décadas

Así lo indica un estudio llevado a cabo por investigadores de Harvard en colaboración con la Universidad de Yale

Imagen del humo de un incendio forestal | Foto: E.P.
E.P.


image_print

El humo de los incendios forestales contiene partículas finas que pueden envenenar el aire a cientos de kilómetros de distancia y, a medida que aumentan en frecuencia y gravedad debido al cambio climático, más comunidades están en riesgo de una exposición prolongada a niveles dañinos del humo.

Investigadores Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Harvard, en colaboración con colegas de la Universidad de Yale, ambas en Estados Unidos, han creado una lista de vigilancia de cientos de condados en el oeste del país de mayor riesgo de exposición a niveles peligrosos de contaminación por los incendios forestales en las próximas décadas.

Entre esos territorios hay zonas densamente pobladas como los condados de San Francisco, Alameda y Contra Costa, en California, y el condado de King, en Washington. Se estima que la población de esas zonas se enfrentan al más alto nivel de riesgo de exposición al humo de fuegos forestales incontrolados en las próximas décadas.

La coautora del estudio –publicado en la revista ‘Climatic Change’– e investigadora en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas Harvard John A. Paulson Harvard (SEAS), Loretta J. Mickley, explica que “no se ha entendido que las poblaciones se verán más afectados por la amenaza de la contaminación atmosférica procedente de los incendios provocados por el cambio climático. Si somos capaces de predecir mejor qué zonas se verán más afectadas, el Servicio Forestal de EE.UU. puede dar prioridad a los esfuerzos para reducir el riesgo de incendios forestales, tales como el establecimiento de las quemas prescritas para limpiar la maleza seca”.

Para identificar las áreas de mayor riesgo, el equipo utilizó un modelo de predicción de incendios y modelado atmosférico sobre la contaminación causada por los incendios forestales separada de otras fuentes de contaminación y realizar un seguimiento del movimiento probable de humo. El equipo acuñó un nuevo término, “ola de humo”, para describir dos o más días consecutivos de niveles poco saludables de partículas finas de los incendios.

El estudio encontró que a través de los estados occidentales de Estados unidos, el cambio climático probablemente hará que las ondas de humo sean más largas, más intensas y más frecuentes. De los 561 condados estudiados, se espera que 312 tendrán olas de humo más intensas en los próximos 30 años.

El equipo encontró que entre 2004 y 2009, cerca de 57 millones de personas en el oeste de Estados Unidos estuvieron expuestos a una ola de humo. Entre 2046 y 2051, el equipo estima que más de 82 millones de personas que puedan resultar afectados por las ondas de humo, sobre todo en el norte de California, Oregon occidental y las Grandes Llanuras.

Para entonces, el equipo estima que unos 13 millones de niños y personas mayores más –que están en mayor riesgo de contraer enfermedades respiratorias– se verán afectados por las ondas de humo en comparación con el día de hoy.

“En las próximas décadas, estaremos viendo las significativas consecuencias para la salud humana de estos eventos extremos en un clima cambiante”, explica Jia Liu Coco, doctorado reciente en la Escuela de Yale de Estudios Forestales y Ambientales y primer autor del artículo.

Pero no es sólo el futuro lo que preocupa a las autoridades de salud.
“El cambio climático es una crisis de salud pública y está sucediendo en este momento –recuerda Francesca Dominici, profesora de Bioestadística y vicedecana de Investigación de la Universidad de Harvard T. H. Chan Escuela de Salud Pública y coautora del artículo–. Los niños asmáticos van al hospital hoy en California por el humo de los incendios forestales. Si podemos averiguar quién está en mayor riesgo, podemos empezar a pensar en la evacuación de humos y sistemas de alerta temprana para los hospitales y médicos de atención primaria locales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *