Domingo, 26 Marzo, 2017

El Hospital Inmaculada, único centro de la red privada andaluza en tratar las arritmias sin radiación

El experto cardiólogo Miguel Álvarez ha realizado desde finales de verano diez ablaciones con catéter sin radiación gracias a un sistema parecido al GPS

Equipo médico del Hospital Inmaculada


image_print

La ablación con catéter es una técnica terapéutica para solucionar los problemas de arritmia que consiste en introducir unas sondas en el corazón a través de las venas y arterias periféricas. Pero para guiar este catéter, el cardiólogo ha de utilizar imágenes de rayos X, un procedimiento mediante el cual el paciente recibe “cierta dosis de radiación” que a largo plazo podría producirle cáncer.

El doctor Miguel Álvarez ha introducido en el Hospital Inmaculada una innovadora técnica que elimina esa radiación. Se trata de un sistema electroanatómico, “parecido al GPS, que ofrece una imagen tridimensional de los catéteres al pasar por las venas, de forma que se pueda reconstruir la cámara cardíaca del paciente con mucha precisión y sin emitir radiación”.

Llama la atención que el 20 por ciento de los cánceres que aparecen surgen debido a intervenciones terapéuticas o diagnósticas y el uso de aparatos como el TAC o imágenes de fluoroscopia, según advierte el experto. “Tanto pacientes como profesionales se exponen a esta radiación” y, de hecho, médicos y enfermeros tienen que usar en estos procedimientos “delantales de plomo, gafas, guantes y protecciones especiales para las piernas y el cuello” puesto que se sabe del efecto que produce.

Álvarez pone el ejemplo de una serie de cánceres que sufren los médicos en el hemisferio izquierdo del cerebro y que podrían aparecer al colocarse a la derecha del paciente mientras realizan este tipo de intervenciones con radiación.

El Inmaculada se convierte en el primer hospital de la red privada andaluza en contar con este sistema para tratar las arritmias, que afectan sólo en Granada a unas 400 personas al año. Desde que se implantó a finales de verano, este centro ha podido intervenir ya a diez pacientes, gracias a la experiencia del doctor Álvarez, uno de los principales investigadores en España sobre la ablación con catéter sin radiación.

Como explica el experto, con esta técnica “se anula la radiación en algunos tipos de arritmia durante todo el procedimiento y en otros casos, la mayor parte del tiempo” con lo que se reduce considerablemente la cantidad de radiación emitida tanto a los profesionales como a los propios pacientes. Hay que destacar que tienen un mayor índice de probabilidad para desarrollar cáncer o algún tipo de mutación los pacientes “más sensibles”: los niños y las mujeres.

DISPOSITIVO DE MONITORIZACIÓN CARDÍACA

Además de la novedosa técnica de ablación para curar las arritmias, el Hospital Inmaculada es uno de los centros españoles que ya inyecta el monitor cardíaco Reveal Linq, el dispositivo más pequeño disponible para monitorizar el corazón de forma continua y sin cables durante tres años.

Este sistema, que se implanta bajo la piel del paciente, ha reducido el tamaño en un 87 por ciento.

Según el doctor Álvarez, que también puede implantar en este hospital marcapasos sin cables, estos dispositivos permiten estudiar a los pacientes que hayan sufrido algún tipo de mareo,  síncopes y palpitaciones para descartar o confirmar una posible arritmia.

Una de sus ventajas es que proporciona información instantánea y continua del estado del paciente que permite a los médicos recibir notificaciones en su ordenador cuando los pacientes tengan algún caso de evento cardíaco.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *