Domingo, 17 Diciembre, 2017

            

El Hospital de Baza incorpora nuevas tecnologías, espacios asistenciales y energías renovables

El Hospital cuenta con un nuevo mamógrafo digital con estereotaxia de última generación

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha visitado hoy en este centro hospitalario las nuevas instalaciones | Autor: Gabinete
Gabinete


image_print

El Hospital de Baza (Granada), ha incorporado nuevas tecnologías, espacios asistenciales y energías renovables tras una inversión de 2,1 millones de euros de la Junta de Andalucía y de la Unión Europea, a través de fondos FEDER. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha visitado hoy en este centro hospitalario las nuevas instalaciones y ha resaltado la apuesta del Gobierno andaluz por la sanidad pública, a la que siguen destinándose esfuerzos inversores para mejorar la calidad asistencial que se presta a la población.

Concretamente, el Hospital de Baza, que da cobertura sanitaria a la población del área de Gestión Sanitaria Nordeste de Granada, cuenta con un nuevo mamógrafo digital con estereotaxia de última generación, que mejora la precisión y seguridad diagnóstica de la mamografía, con lo que ello supone de beneficio para la detección precoz del cáncer de mama. Anualmente, las mamografías realizadas en el centro bastetano superan las 5.350.

El nuevo equipo reduce la dosis de radiación y acorta los tiempos del proceso, con importantes ventajas para profesionales y mujeres que realizan y se someten a esta prueba, respectivamente. Asimismo, otro cambio significativo de este equipo es la desaparición total de las impresiones radiográficas, desapareciendo la necesidad de espacio físico para el almacenamiento y conservación de las mamografías en formato impreso.
Las imágenes obtenidas quedan archivadas digitalmente en el sistema corporativo del Servicio Andaluz de Salud, incorporándose a la Historia Digital de Salud de la paciente y accesible desde cualquier terminal o centro sanitario donde precise asistencia.

Área de Rehabilitación y Fisioterapia

El consejero de Salud ha aprovechado para conocer igualmente la nueva Área de Rehabilitación y Fisioterapia, donde son atendidos los pacientes de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Ortopédica, Traumatología y Rehabilitación que precisan tratamiento rehabilitador. Tras una remodelación integral y redistribución de espacios, en una superficie de más de 400 metros cuadrados, se han podido unificar todas las áreas de tratamiento en un mismo ámbito de trabajo. Es el caso de la electroterapia, lo que facilita el abordaje rápido del paciente por parte de los profesionales sin vulnerar la intimidad y seguridad de los mismos, ganándose además en accesibilidad y confort.

Esta nueva infraestructura ha sido dotada de dos nuevos aparatos de corriente analgésica, una mesa de rehabilitación para muñeca y codo, un aparato de presoterapia para pacientes con linfedema que facilita el drenaje de los miembros superiores sin necesidad de realizarlo manualmente, así como de diverso material para reeducación del equilibrio y equipamiento de la zona de estar. Anualmente, se realizarán más de 2.800 sesiones en estos espacios.

Central de Cogeneración

Aquilino Alonso también ha podido visitar las actuaciones acometidas en los últimos años en materia de ahorro, eficiencia energética y energías renovables. Estas actuaciones son fruto de un convenio alcanzado entre la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, a través de la Agencia de la Energía y el Servicio Andaluz de Salud para acometer mejoras en materia energética en 14 centros hospitalarios públicos andaluces.

En concreto, en el Hospital de Baza este proyecto comenzó a materializarse en 2012. Al ser de una gran envergadura esta instalación se ha ido poniendo en marcha por fases: los grupos de frío entraron en funcionamiento en verano de 2015; la producción de agua caliente por energía solar se puso en marcha en septiembre de 2015, al igual que el sistema de calefacción y la producción de vapor por gas natural para lavandería y esterilización.

“Es un gran impulso”, ha manifestado el consejero de Salud, “al desarrollo sostenible y a la incorporación de las energías renovables en uno de los sectores, de mayor consumo energético en Andalucía”. En la actualidad, los centros sanitarios utilizan en torno a un 7% de sus recursos de gestión a financiar el consumo de energía.

Para lograr una mayor eficiencia energética y beneficios tanto económicos como ecológicos, se ha procedido a sustituir calderas y plantas enfriadoras de bajo rendimiento por otras más eficientes; cambiar las antiguas torres de refrigeración por unas nuevas de más alto rendimiento e implantar sistemas de trigeneración, destinados a la obtención de calor, frío y electricidad de forma simultánea y capaces de cubrir entre el 50 y el 60% de las necesidades de agua caliente, calefacción y refrigeración. Además, se han instalado paneles de energía solar térmica para la obtención de agua caliente sanitaria.

Entre las ventajas del uso de gas natural desde el punto de vista medioambiental destaca el hecho de que emite un 18% menos de CO2 que el gasóleo a la atmósfera, se caracteriza por la ausencia de cualquier tipo de impurezas y residuos, lo que descarta cualquier emisión de partículas sólidas, hollines, humos, etc., y tiene un contenido en azufre inferior a las 10ppm (partes por millón) en forma de odorizante, por lo que la emisión de SO2 en su combustión es 150 veces menor a la del gas-oil. La producción solar no tiene emisiones a la atmósfera, por lo que el Kw/h generado de energía es totalmente limpio.

Centro de Hemodiálisis

El titular de Salud en Andalucía ha finalizado su recorrido por las instalaciones hospitalarias visitando el nuevo centro de Hemodiálisis que comenzó a funcionar en su nueva ubicación el pasado 10 de marzo, y que realiza su actividad tres días a la semana en horario de 08.00 a 18.00 horas. La actividad de este centro, gestionado por una empresa de la provincia, se lleva a cabo gracias a un equipo que integran una nefróloga, tres enfermeras, una auxiliar de enfermería y personal administrativo.

Las nuevas instalaciones se levantan en un terreno cedido por el Ayuntamiento de Baza y disponen de una superficie construida de más de 650 metros cuadrados, divididas en la sala de diálisis propiamente dicha y las dependencias asociadas a ésta, como salas de espera, despachos, almacenes, vestuarios o aseos.

La nueva unidad cuenta con 25 máquinas de diálisis activas y dos de reserva, con una capacidad máxima para dializar a 150 enfermos semanales. En la actualidad 35 personas están sometidas a diálisis.

El traslado de Nefrobaza al recinto hospitalario da respuesta a una demanda de los usuarios, dado que desde que empezara a prestar servicio en 2003 se hallaba en el Polígono La Noria, distante de centro sanitario. Con la nueva ubicación, se facilita la atención de los pacientes en proceso de diálisis ante cualquier incidencia que surja en transcurso de su tratamiento y se mejora también la comunicación e intercambio de información entre los profesionales del hospital y de la empresa adjudicataria de esta prestación que financia la sanidad pública andaluza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *