Domingo, 20 de Enero de 2019

            

El hachís y la marihuana han aumentado en 10 años su potencia y precio en toda Europa

Las concentraciones de THC aumentaron en una cantidad similar cada año, de 5 por ciento en 2006 a 10 por ciento en 2016

Plantas de marihuana | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El hachís y la marihuana han aumentado entre los años 2006 y 2016 su potencia y precio en toda Europa, según ha evidenciado un estudio realizado por la Universidad de Bath y el King’s College de Londres (Reino Unido), y que ha sido publicado en la revista ‘Addiction’.

Tras analizar los datos recopilados en los 28 estados miembros de la UE, así como en Noruega y Turquía, el trabajo ha evidenciado que en la marihuana las concentraciones de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) aumentaron en una cantidad similar cada año, de 5 por ciento en 2006 a 10 por ciento en 2016.

Asimismo, en el caso del hachís, las concentraciones de THC fueron relativamente estables de 2006 a 2011 (de 8% a 10%), si bien aumentaron entre los años 2011 y 2016 (de 10% a 17%). El precio también se incrementó, pero en menor medida que el de la marihuana. “Estos hallazgos evidencian que el hachís ha cambiado rápidamente en toda Europa, lo que ha hecho que se convierta en un producto más potente y de mejor valor”, ha comentado el autor principal de la investigación, Tom Freeman.

A diferencia de la marihuana, el hachís generalmente contiene cannabidiol (CBD) además del THC. La CDB ha atraído un interés considerable debido a su potencial para tratar varias afecciones médicas, incluidos los síndromes de epilepsia infantil, la psicosis y la ansiedad. Además, y según los expertos, cuando está presente en el hachís, el CDB puede contrarrestar algunos de los efectos dañinos del THC, como la paranoia y el deterioro de la memoria.

No obstante, el hachís que contiene niveles más altos de THC y niveles más bajos de CBD se ha relacionado con mayores daños a largo plazo, como el desarrollo de dependencia o un mayor riesgo de enfermedad psicótica. En este punto, los investigadores han avisado de que las nuevas técnicas de producción de resina en Marruecos y Europa han aumentado los niveles de THC, pero no el CDB.

“El CBD tiene el potencial de hacer que el cannabis sea más seguro. Lo que estamos viendo en Europa es un aumento del THC y niveles estables o decrecientes de CBD, lo que potencialmente hace que el cannabis sea más dañino. Estos cambios en el mercado ilícito están en gran parte ocultos de la investigación científica y son difíciles de identificar por los responsables políticos. Una opción alternativa podría ser intentar controlar el contenido de THC y CBD a través de la regulación”, ha aseverado el doctor Freeman.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.