Martes, 18 Septiembre, 2018

            

El Granada ya mira a la próxima temporada

Las ruedas de prensa de Tony Adams ya se concentran más en el futuro más inmediato del equipo que en terminar el curso actual

La pancarta de la afición granadinista en el Pizjuán
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Ya ni siquiera hay cabida para obrar el milagro de los milagros. El Granada cayó en el Pizjuán con una facilidad espantosa. El final de curso del conjunto rojiblanco duele muchísimo a los que más quieren al Club: la afición.

Había un buen número de aficionados en Sevilla, animando a su Granada, que ya lo único que se juega en cada partido es la dignidad, la misma que pierde minuto a minuto. Esa es la realidad a los ojos del espectador, el profesional y fiel seguidor. Una pancarta situaba a los granadinistas en las gradas del estadio sevillano. Esa pancarta no animaba, no reprochaba, sino que miraba a la próxima temporada y advertía: “Volveremos“. Fue lo mejor con el sello ‘Granada’ durante los noventa minutos. Alguien en el Club tendría que enseñar esa imagen a los que vengan y formen la plantilla el próximo curso.

Nadie duda que los jugadores intenten salir a flote, mejorar o incluso regalar una victoria que calme el dolor de las heridas, pero están muy lejos de tal cosa. La plantilla rojiblanca lleva golpeada muchísimas jornadas, y aunque siguen saltando al ring en cada asalto, siempre acaban noqueados en la lona. El Sevilla lo hizo muy sencillo todo, y hasta se permitió fallar una infinidad de ocasiones. Tanto es el ridículo nazarí que el autor de los goles hispalenses fue Ganso, defenestrado durante todo el curso y revivido gracias al inocente Granada.

Hasta Tony Adams, que llegó optimista como pocos, ha apartado a un lado el discurso de seguir luchando e intentar lograr la permanencia hasta que las matemáticas digan basta. El inglés es un experimentado del fútbol y sabe que la mejor fórmula para empañar el desastre nazarí es hablar del futuro, de fichajes, de cómo será el entrenador o de cuándo vendrá el director deportivo. Este último será presentado la próxima semana, y, según el inglés, “dará los últimos retoques a la plantilla del año que viene”.

Parece algo irreal que la plantilla ya esté medio conformada para el año que viene cuando aún no se conoce ni el entrenador. Adams habló de nombres propios tras el choque en Sevilla. “Hay muy buenos jugadores”, comentaba el británico. “Hongla ha jugado muy bien. Tenemos a Adrián Ramos, Lombán, Saunier, Ingason, Krhin, Rui Silva, Carcela, Foulquier… están preparados para jugar el año que viene”. Esas fueron las palabras de Mr. Arsenal, que también metió en el saco a los cedidos en el Leganés, Rubén Pérez y Darwin Machís, y a Isaac Cuenca, al que también piropeó por su partido en el Pizjuán.

Sea como sea, el Granada ya se prepara para su hundimiento. Tony Adams está siendo su cara visible. El inglés se está ‘comiendo’ el marrón de la confirmación del descenso, a la vez que prepara la temporada 2017-2018, en la que el conjunto rojiblanco tendrá que conformar un equipo que regrese a la élite y, además, establecer las bases para ganar una identidad que en ninguna temporada en Primera División se ha llegado a adquirir. Será esa identidad, acompañada de victorias en el césped, lo que de verdad dicte sentencia sobre los cantos de sirena -y Tony Adams- a un Granda con un  “proyecto a largo plazo” y un “futuro brillante”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.