Jueves, 27 Julio, 2017

            

El Granada tiene un problema gigante



image_print

El Granada tiene un problema gigante. Y no es el ser colista ya con apenas seis jornada de Liga disputadas. Ni llevar solo tres de los 18 puntos jugados. Ni siquiera el mal del equipo nazarí es el ridículo que han hecho en sus tres encuentros en Los Cármenes. Como tampoco lo es el número de goles encajados (12), el segundo por la cola tras el Español (14), ni el pobre bagaje frente a portería contraria (4 tantos). El problema gigante del Granada es que cuando juega mal pierde; cuando juega regular, también palma; y cuando juega bien, cómo no, vuelve a caer. Esto último ocurrió ante el Valencia, como ya sucediera en el Bernabéu. Gran imagen pero derrota por la mínima. Vamos, mucho ruido y pocas nueces.

Queda tanta Liga por delante que dramatizar es estúpido, pero cómo duele ver una temporada más a El Arabi y 24 tipos más en la plantilla. El talento del marroquí no es suficiente ante tanto compañero de nivel medio-bajo que suma poco y resta bastante. Uno observa los proyectos del Rayo, el Éibar, Las Palmas o el Deportivo, precisamente el próximo rival del Granada, y solo te sale una palabra: admiración y envidia. Juventud, producto nacional, ambición, ilusión y una idea de juego que te pega al televisor. Nuestro amado equipo rojiblanco, desgraciadamente, y a pesar de tener bastante más presupuesto que todos estos clubes, no transmite nada de esto. Y, encima, juegue bien, mal o regular, acaba perdiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *