Sábado, 21 Octubre, 2017

            

El Granada mira al Sevilla con la Copa como ejemplo

La competición copera dejó el mejor choque del equipo en toda la temporada, jugadores reforzados, un debutante granadino, de Huétor Tájar, y un subidón de moral

Alberto Bueno, durante el partido del miércoles ante Osasuna | Foto: Antonio L. Juárez
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Ganar siempre sienta bien, y si llevas sin hacerlo muchísimo tiempo, imagínense. El Granada consiguió su primera victoria el pasado miércoles y lo hizo con merecimiento durante los noventa minutos. Resultado favorable y subidón de moral. Tuvo que llegar la Copa del Rey para dar una alegría a la afición rojiblanca horizontal, que disfrutó de una noche más tranquila que de costumbre: sin sufrir, con mucho ¡uy!, incluso con buen juego.

Alcaraz juntó en el campo a jugadores menos habituales. Muchos aprovecharon la oportunidad. Es el caso, en especial, de Gastón Silva, Jon Toral y Alberto Bueno, que hicieron enormes en defensa y centro del campo, respectivamente. El uruguayo oposita seriamente a ser titular ante el Sevilla el próximo sábado, atendiendo a las dudas musculares de Vezo. En el caso de Toral, el catalán cumplió en una posición que no es la suya y fue el artífice del gol que dio la victoria final.

Gustó ver tan cómodo especialmente a Alberto Bueno. Es de los jugadores más talentosos de la plantilla y el equipo necesita su mejor versión, aunque no sea en su posición, que queda inerte cuando Alcaraz emplea el sistema con cinco defensas. El ex del Rayo Vallecano, además, rozó el gol en dos ocasiones, con dos golpes francos que se fueron lamiendo el poste derecho del meta osasunista.

Jugadores como Angban, Márquez y Atzili también cumplieron con nota. La nota negativa la puso el argentino Ezequiel Ponce. El joven atacante de Rosario estuvo gafado de cara a gol. Erró dos ocasiones clarísimas en la primera mitad, y cuando el pitido final se avecinaba se topó con el palo. No fue su día, pero sí que es un síntoma de mejora el gran número de ocasiones de gol que del disfrutó, algo que se había perdido en anteriores partidos, en los cuales Kravets tenía que hacerlo todo él.

Como éxtasis a la primera victoria, Alcaraz hizo debutar a Juanan Entrena, jugador granadino, de Huétor Tájar, del filial, que incluso pudo coronarse en el primer balón que tocaba. Tuvo una ocasión mano a mano ante Mario, pero su pierna mala le jugó una mala pasada. La afición también disfruto con este hecho, que ovacionó al joven extremo. Habían pasado dos años desde el último granadino en debutar con la elástica del Granada CF. Éste fue Nico Hidalgo, que también debutó en Copa, en la temporada 2014-2015, a las órdenes de Joaquín Caparrós.

El Granada salió reforzado de la Copa, disputando prácticamente el mejor partido de la temporada. Se decía que la competición copera llegaba en el momento más inoportuno, sin embargo, puede convertirse en el detonante para comenzar a celebrar también en liga. Mañana, sábado, a las 13:00, es la primera prueba de fuego post-Copa con la visita del Sevilla de Sampaoli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *