Lunes, 27 Marzo, 2017

El Granada lo falló todo y Estrada Fernández no ayudó

El colegiado, junto con su equipo arbitral, no acertó en ninguna de sus decisiones que corrían a favor del Granada CF

Rochina, tendido sobre el césped, junto a Estrada Fernández y los fisios del club | Foto: Alex Cobreti
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

El Granada CF fue apeado en la noche del 14 de enero de la Copa del Rey de la peor manera. Mirando el resultado, el conjunto rojiblanco puede haberse quedado muy tocado anímicamente.

Nunca con tan poco, un equipo saldó una eliminatoria por un total de 7-0. El Valencia pasa a Cuartos de Final, pero de una forma muy engañosa. El juego es nulo, y ha sido más bien demérito del Granada, de cara a puerta y fallos defensivos, lo que ha provocado el desastre copero.

Este partido de vuelta comenzó con un buen juego por parte del Granada CF, llegando al área rival y teniendo ocasiones de cierto peligro. La primera clara la tuvo Mainz, a la salida de un córner. Al poco tiempo fue el turno de El-Arabi, que lo intentó con un disparo que requería más colocación que fuerza, como le imprimió el marroquí. El atacante nazarí tuvo otra, en la que se entretuvo demasiado y le acabaron robando la bola. Success tuvo una buena acción a la que Ryan contestó de gran manera. Hasta cinco ocasiones claras en la primera mitad, y el partido se iba 0-1, con tan solo un disparo entre los tres palos del Valencia.

La segunda mitad fue más tranquila, en general. El Granada, con 0-1 y todo lo que no había metido, se vino abajo. Ni Thiévy ni Peñaranda mejoraron lo que había. Edgar fue el único que no paró de intentarlo por la banda derecha, que volvió loco a Orban, pero sus centros o no encontraban destino o eran rematados de forma muy deficiente.

FALLOS ARBITRALES

Estrada Fernández no tuvo un buen día. El primer fallo de gravedad lo tuvo con Fran Rico como protagonista. El centrocampista y capitán del Granada controló un balón en el corazón del área, se dio la vuelta y anotó a placer, sin embargo, el colegiado interpretó que ese control fue con la mano. Parece que ni le toca, y en cualquier cosa, sería totalmente involutaria dicha acción.

El segundo error se dio en el segundo tanto de los de Neville. Rochina controlaba la bola en tres cuartos de campo, recibía una dura entrada al tobillo por parte de Zahibo, que arrastró con todo. El árbitro no pitó nada, y al contragolpe, Paco Alcacer alargó la ventaja en el marcador.

rochina-entrada

Por último, fue el línea, en este caso, quien paraba una acción de peligro del Granada. Peñaranda realizaba una diagonal para ceder para Thiévy, que se quedaba en buena opción ante Ryan. El linier de Estrada Fernández designó un fuera de juego, que fue inexistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *