Lunes, 21 Agosto, 2017

            

El Granada CF vuelve a perder en casa (1-2)

Los de Jémez cayeron ante el Athletic Club en un encuentro muy abierto, de ida y vuelta, en el que el choque pudo caer para cualquiera de los dos equipos

Foto: Antonio L. Juárez
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Quinta jornada de liga y quinto once diferente que Paco Jémez ponía en liza. El entrenador del Granada CF sorprendía con varios cambios respecto a lo que podría pensarse que sería la alineación inicial según lo visto en los entrenamientos, especialmente el de Ponce, quien parecía su delantero tipo.

Uche recuperaba la titularidad como central y como pareja de Gastón, inamovible por el momento. Los laterales fueron para Foulquier y para Tito, de manera que los zurdos puros quedaron en el banquillo.

En la media Angban desplazó al banquillo a Krhin y puso el músculo en una línea donde Samper y Pereira fueron sus compañeros. Kravets, en la delantera, relegó al banco al argentino Ezequiel Ponce, y fue la referencia ofensiva para sus compañeros Bueno, Carcela y Cuenca.

Y poco tardó el delantero Ucraniano en tener la primera. En el minuto 7 recibió dentro del área pequeña un balón bien peleado por Bueno tras un saque de falta de Pereira, pero la defensa visitante estuvo bien atenta y entorpeció lo suficiente para que el remate del atacante nazarí se marchara desviado.

El Granada CF dio buenas sensaciones durante el primer minuto de juego. El esquema planteado por Jémez tenía alegría y desparpajo, especialmente gracias al juego de Pereira, Bueno y Carcela. Pero quien golpeó primero fue el Athletic Club.

Raúl García se encontró un balón muerto en línea de tres cuartos, rechazado por Gastón. El medio navarro se perfiló para su pierna izquierda y conectó un potente zurdazo que pegó en el palo derecho de Ocha y se coló dentro. El mejicano no pudo más que mirar cómo el esférico se colaba en su portería (0-1).

Los de Jémez no se vinieron abajo y siguieron con su juego de toque y de balón. Pereira estuvo muy activo en los inicios de la primera mitad y lo intentó con clase y criterio. Desde su banda daba juego bien en continuidad, bien con cambios de juego, los cuales sorprendían a la defensa leona, con subidas constantes también de Foulquier por su carril.

Pero a partir del minuto 30 el Athletic Club comenzó a imponer su partido. Los de Valverde enfriaron el empuje rojiblanco con posesión de balón, buen hacer y ocasiones de gol, como una de Aritz Aduritz que desbarató de manera providencial Ochoa y evitó el segundo.

El delantero vasco recortó a Gastón, se perfilo dentro del área para su pierna buena, conectó un potente zapatazo, pero el arquero nazarí estuvo muy atento, bien plantado y metió las manos en la izquierda, donde iba el disparo.

Tal vez el Granada no hizo nada para ir ganando, pero tampoco para ir por debajo en el marcador, de manera que el fútbol le devolvió un tanto que otras veces le había negado.

En el filo del descanso llegó el gol de la insistencia en una jugada agónica. Una vez más el talento de Carcela apareció, se plantó dentro del área entre tres defensores, caracoleó, la puso para Foulquier quien volvió a caracolear y devolvió de nuevo a Carcela, para que éste volviera a recortar y batiera con un disparo de su pierna derecha a Kepa. El cuero se coló entre el meta bilbaíno y el palo (1-1).

La segunda mitad comenzó con un potente zurdazo desde la frontal del área de Bueno sobre la meta de Kepa. El meta visitante tocó con la punta del guante y el balón topó en el larguero y salió a córner, pero el colegiado señaló saque de portería.

Aduriz, pocos minutos después, probaba a Ochoa con un disparo raso desde la izquierda, pero el tiro salió blandito y no supuso ningún peligro para el meta americano.

El toma y daca llegó a su máximo exponente en estos minutos y se pasó de una ocasión clarísima del Granada, en la que Kravets dejó pasar un centro de Carcela desde la izquierda que no encontró rematador, a un chutazo lejano de volea de Raúl García que desvió a córner Ochoa tras volar hacia su palo izquierdo.

La media del Granada estuvo floja, especialmente en la primera mitad, pero Jémez le dio continuidad y de alguna manera Samper despertó de manera fugaz y conectó algún pase que pudo terminar en gol de Kravets, pero el delantero ucraniano no tuvo fortuna. No obstante, el técnico rojiblanco decidió reemplazar el medio catalán, discreto, por Atzili.

El choque, de ida y vuelta, pudo decidirse para cualquiera de las dos partes. Ambas escuadras protagonizaban reiteradas jugadas de peligro que pudieron cambiar el resultado en el marcador, pero fue el Athletic Club el que volvió a adelantarse.

Un buen saque de esquina de Begnat fue rematado en primera instancia por San José. Ochoa evitó este primer cabezazo, pero el rechace cayó dentro del área pequeña en los pies de Laporte que trasformó con el portero nazarí batido (1-2).

Cortitos de fuerzas y con la desafortunada lesión de Foquier, el Granada pudo hacer poco por tratar de remontar. Una vez más los rojiblancos controlaron el encuentro hasta el minuto 30, cayeron en pérdida hasta casi el descanso, empató, pudo adelantarse en varias ocasiones con un gran Pereira en banda, pero terminó encajando un gol que le costó la derrota, a pesar de que tuvo momentos de buen juego.

La pareja de mediocentros no termina de funcionar y las genialidades individuales de hombres como Carcela, Bueno y Pereira son las que mantienen al equipo con algo de esperanzas.

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Ochoa, Foulquier, Gastón Silva, Tito, Uche; Samper (Atzili, min. 65), Angban (Boga, min. 78), Pereira, Carcela; Cuenca, Bueno, Kravets (Ponce, min. 61)

Athletic Club de Bilbao: Kepa, Laporte, San José, Beñat, Muniain (Williams, min. 60), Susaeta (Sabin, min. 60), Llekue, Etxeita, Aduriz (Iturraspe, min. 78), R. García y Balenziaga

Goles: 0-1: Raúl García, min. 15; 1-1: Carcela, min. 43; 1-2: Laporte, min. 76

Árbitro: Juan Martínez Munuera (colegio valenciano). Amonestó a Foulquier (min. 16), por parte de los locales.