Lunes, 23 enero, 2017

El Granada CF pasa por el confesionario

Eibar, Real Sociedad, Villarreal y Rayo deben quedar en el olvido así como los errores de los últimos minutos que han abocado al equipo a la situación actual

Once del Granada en el partido ante el Villarreal de esta temporada.


image_print

Tiempo de reflexión en el Granada CF. La última semana no ha sido fácil en el ámbito interno del club nazarí. El primero en confesar sus pecados ha sido Isaac Success. El club emitía ayer un comunicado en nombre del africano rectificando sobre lo sucedido y pidiendo perdón por los hechos que sucedieron la semana pasada en la previa del partido ante el Rayo Vallecano.

Parece un buen comienzo para revertir la situación. Success es el jugador más en forma del Granada CF y tenerlo implicado con el grupo es primordial para los intereses del Granada. Success parece repetir sucesos pasados, y en el Granada no entienden de jugadores imprescindibles. Sandoval lo dijo en rueda de prensa: “Ningún jugador está por encima del escudo ni de la ciudad”. Isaac debe abogar únicamente por la preocupación de un futbolista de 19 años: jugar y divertirse en el terreno de juego.

Además del tema Success, el Granada CF debe pasar uno por uno por el confesionario. Quedan dos semanas para volver a competir, será ante el Athletic de Bilbao, y la última versión del equipo deja muchas dudas sobre el equipo. Si Success pecó ‘fuera del campo’, los demás lo hicieron dentro de él. Ante el Rayo se exhibieron todas y cada una de las carencias nazaríes. Ninguno se salvó del pésimo partido de Vallecas. La defensa comenzó el naufragio con errores infantiles, y todos los jugadores que estuvieron en el campo regalaron los primeros quince minutos encajando dos goles calcados y que no se pueden consentir en la élite.

Jugadores claves como Rubén Pérez, Piti o El-Arabi deben volver a coger el nivel de forma que se les exige y espera. El de Écija realizó probablemente uno de los peores partidos como rojiblanco, algo que se nota más aún por su importancia dentro del equipo y por el buen nivel rallado desde que se vistiera como rojiblanco en enero del presente año. Luchó y se sacrificó, en eso no hay duda sobre Rubén, pero no tuvo la claridad suficiente que acostumbra a regalar el estilo de fútbol del andaluz. Márquez tampoco pasa por un buen momento. El catalán se ha hecho con un sitio en el once, pero su trascendencia dentro de él es muy baja.

De El-Arabi no se duda el sacrificio y la lucha con los centrales rivales. Pero, desgraciadamente, si no marcas, no ganas. Del marroquí se espera una dosis de goles, que tan preciados son por el Granada CF y el fútbol en general. Tan solo dos goles lleva hasta ahora Youssef, muy pocos teniendo en cuenta que es la referencia ofensiva de Sandoval y su Granada. La confianza que ha depositado el de Humanes en él debe ser suficiente para mejorar en esta faceta y mirar con más facilidad a la red contraria.

Tan solo Krhin puede salvarse del esperpento de Vallecas. También Rochina mostró buenas intenciones y mejoría respecto a partidos anteriores. En el caso del de Eslovenia, ejemplifica la máxima implicación del fichaje recién llegado. Su llanto tras el desastre del Power Eight Stadium conmovió a todo granadinista. Del que no se duda ni lo más mínimo es Babin. El cuarto capitán del equipo ejerce como el líder dentro del vestuario y en el campo. Dos jornadas marcando y siendo el que habla en el micro inalámbrico, donde no se muerde la lengua y exige cambiar la situación tanto en su nombre como en el de sus compañeros. El de Guadalupe habla con claridad de los errores y no tira balones fuera. Asumir culpas.

La reflexión y la posterior reacción deben aparecer. Hablando en nombres propios. Robert volvió a la titularidad, estando muy lejos de su mejor versión, la cual demostró en la segunda vuelta de la temporada pasada y por la que el Granada volvió a luchar por su vuelta en la actual. Muchos partidos sin contar le han pasado factura, y la losa de sustituir a Success también pesó demasiado. Thiévy no ha aparecido. El atacante congoleño no es titular, pero sí suele ser el jugador número doce para Sandoval. De momento no ha tenido importancia dentro del equipo. Tan solo se le recuerda una buena actuación en Los Cármenes, cuando salió en la segunda parte ante el Villarreal, donde sí conectó y activó al equipo en busca del empate. Su calidad y potencia en ataque es incuestionable, pero su nivel de dispersión supera, de momento, en la balanza del rendimiento de Bifouma.

A principios de temporada, todos acertaban en admitir el buen nivel de la plantilla: “La mejor desde la vuelta a Primera”. Nombre por nombre no hay tutía sobre ello. Ahora y tras reconocer los fallos cometidos, el Granada CF debe volver al buen juego que se ha visto en estas once jornadas. Es incuestionable que los resultados no han acompañado, pero las sensaciones han sido buenas frente a equipos como el Real Madrid, Valencia, Sporting, Betis o Espanyol. En el olvido deben quedar Eibar, Real Sociedad, Villarreal y Rayo, antítesis de los encuentros anteriores. Como objetivo principal está la vuelta a la victoria, la misma que únicamente se consiguió en el feudo del Getafe. Resolver las dudas de los últimos minutos y que cada jugador vuelva a su mejor versión tanto física, técnica y mental es imprescindible. Los Cármenes, la afición y el Athletic de Bilbao serán los que dictaminen el futuro de Sandoval y su Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *