Martes, 22 Agosto, 2017

            

El Granada CF cae en picado (3-1)

Los rojiblancos perdieron ante el Celta de Vigo en Balaídos y dejaron una imagen de juego pobre, sin ritmo ni ideas en la zona de creación | Solo el empuje de Ponce y Kravets supuso algo positivo

Foto: LFP
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Lucas Alcaraz, desde la grada por sanción, se veía forzado a poner un nuevo once inicial en liza. Las lesiones y otras circunstancias llevaron el míster del Granada CF a formar con Tabanou por la izquierda, por el tocado Gabriel Silva. Aquí en la defensa, el técnico nazarí recuperó a Vezo, para la línea de tres centrales, y a Foulquier, músculo para el carril derecho.

Con Boga también en la enfermería, Andreas Pereira abandonó su última posición de mediocentro para volver a la izquierda. Su lugar fue para Samper, que hacía pareja con Uche.

En la punta de ataque, el ucraniano Kravets, quien parece hacerse ganado la confianza de Lucas, por delante de Ponce y del apartado Barral. Junto al delantero del este, Carcela por la derecha.

El Celta llegaba con ausencias significativas, como la de Orellana, algo que resta potencial ofensivo a los de Berizzo, que tuvieron dificultad para proponer su juego de toque, debido al mal estado del terreno de juego.

El Granada salió bien plantado, junto y serio atrás, buscando salir a la contra, pero con poco peligro. Durante el primer cuarto de hora, el control del cuero no fue para ninguno de los dos conjuntos. El césped y las pocas ganas de cometer errores mantuvieron un fútbol de control en el centro del campo

Pero pasado el minuto 15, el Celta se desperezó y llevó más intención. El verdugo de los rojiblancos, Iago Aspas, se fabricó una jugada por la izquierda hasta dentro del área, desde donde puso un centro que interceptó Rubén Vezo, pero en su corte dejó la bola de nuevo para Aspas, quien no erró en el disparo a bocajarro delante de Ochoa (1-0).

A partir de aquí, los celestes se hicieron con los mandos de la contienda, tuvieron el balón y apenas dejaron hacer el Granada. Sobresalió Aspas, quien en el segundo del Celta asistió a Bogonda para que batiera a Ochoa de disparo cruzado desde la izquierda (2-0).

Este gol en la recta final de la primera parte dejó un Granada, con Chus Cañadas en el banquillo, más tocado si cabe, después del primer tanto, inesperado, que sentó como un jarro de agua fría.

Tras la reanudación del choque, el juego siguió de la misma manera. La ausencia de cambios mantuvo al Celta con el control del partido y al Granada metido en su campo, esperando pescar alguna contra, ya que con el balón en los pies carecía de ritmo y de ideas.

Los locales generaron diferentes oportunidades, sin éxito, pero quien más peligro e intención llevaba siempre era Aspas, quien incluso probó desde 40 metros con Ochoa adelantado, pero el larguero evitó un nuevo tanto.

El Granada puso a jugadores más ofensivos, dio entrada a Atzili y a Bueno por Pereira y Tabanou, pero el dibujo seguía siendo el mismo y la bola apenas se movía por la media rojiblanca. El meta Blanco no tuvo trabajo.

Solo con la entrada de Ponce, en el último cuarto de hora de juego, se produjo una contra que condujo el delantero argentino y que finalizó Kravets con un disparo demasiado abierto al palo izquierdo de Blanco.

Esta acción, junto a otra contra que el mismo Ponce culminó con otro disparo demasiado cruzado, mostraron algo más de intención en la línea de ataque, avivada con la entrada del ‘9’ rojiblanco.

Y aunque por momentos se soñó con el empate, gracias al gol de Kravets, quien obtuvo el premio al forzar el error de Cabral, robar y batir a bueno (2-1), el fútbol por una vez fue justo y no dio recompensa al par de achuchones finales de los visitantes.

Para no dejar lugar a la duda, el Celta sentención la contienda en el descuento, con un disparo desde dentro del área de Cheik, que se incorporó al ataque desde la defensa (3-1).

El Granada CF se estrelló en Balaídos y sigue con la caída en picado que supone no concoer la victoria con trece jornadas jugadas. La progresión en juego que se vio en Valencia queda muy atrás, después de ver el poco fútbol propuesto hoy por la escuadra rojiblanca.

La victoria se hace imperativa. Lo único bueno, que el resto de rivales inmediato en la tabla también encontraron la derrota. Pero ‘mal de muchos…’

FICHA TÉCNICA

RC Celta de Vigo: Blanco, Rocaglia, Fontás, Cabral, Jonny, Díaz, Radoja, Wass (Señé, min 81), Bongonda, Rossi (Guidetti, min. 70), Iago Aspas (Cheik,  min. 85)

Granada CF: Ochoa, Foulquier, Saunier, Lomán, Vezo, Tabanou (Bueno, min. 64); Uche (Ponce, min. 71), Samper, Carcela, Pereira (Atzili, min. 56); Kravets

Goles: 1-0: Aspas, min 22; 2-0: Bongonda, min. 38; 2-1: Kravets, min. 86; 3-1: Cheik, min. 90’+2’

Árbitro: Daniel Jesús Trujillo Suárez (colegio tinerfeño). Amonestó a Pereira (min. 33), Samper (min. 41), Tabanou (min. 61), por parte de los visitantes

Incidencias: Daniel Jesús Trujillo Suárez (colegio tinerfeño). Amonestó a Pereira (min. 33), Samper (min. 41), Tabanou (min. 61), por parte de los visitantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *