Sábado, 21 Octubre, 2017

            

El Granada B se hace fuerte en casa (3-0)

Los goles de Llonch, Tomás y Entrena ante el Linense dan un golpe en la mesa respecto a la situación del filial, que ha ganado los dos últimos encuentros disputados en Armilla

Foto: Antonio L. Juárez
Redacción GD


image_print

El filial nazarí vuelve a retomar sensaciones virtuosas, como hiciese hace dos jornadas en casa ante el Villanovense. Tras perder con honor en casa del Jumilla, la asignatura pendiente de hoy era lograr un marcador que fuese agradecido respecto a sus intereses, pues los rivales de abajo aprietan sin cesar y una hipotética derrota  podría haber situado al conjunto local en puestos de descenso. El final del guión ha sonreído al Granada B, que ha dominado al Linense en todos los ámbitos de juego, cosechando un tres a cero mediante los tantos de Llonch, Tomás (de penalti) y Entrena.

El partido se fue al descanso con ventaja del filial, ya que Pol Llonch adelantó a los suyos al cuarto de hora de juego tras aprovechar una desafortunada salida del guardameta visitante Óscar. La nota negativa la puso Sulayman, que tuvo que retirarse mareado tras recibir un golpe en la cara. Su sustituto, el granadino Juanan Entrena, sería uno de los futbolistas que a la postre conseguiría amarrar el encuentro con un gol en su cuenta particular.

Nada más comenzar la segunda mitad, la tuvo Ally Mallé tras una gran jugada individual que obligó a Óscar a emplearse a fondo, despejando el tiro a saque de esquina; en la jugada posterior, un penalti cometido sobre el punta Luis Suárez se tradujo en la segunda diana de la disputa. Tomás volvía a ejecutar la pena máxima como hiciese la jornada pasada ante el Jumilla, y con idéntico resultado. El expeditivo lateral de la escuadra dirigida por Planagumà ponía el dos a cero en el marcador para hacer justicia a lo expuestos en el campo por ambos conjuntos.

La última fase del encuentro permaneció bajo dominio rojiblanco, y tras una ocasión muy clara de Luis Suárez, que erró en el uno contra a uno frente al portero, Entrena puso el broche final a diez minutos del final con un tanto que despejaba los intereses de su equipo por amarrar los tres puntos. Finalmente, el Granada coge aire y se sitúa en la decimosexta posición con veinte puntos, fuera del descenso y tras enlazar dos victorias consecutivas y vitales en Armilla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *