Lunes, 26 Junio, 2017

            

El Granada B da un golpe en el tablero en casa del Marbella (1-2)

El primer triunfo como visitantes en lo que va de año sirve para despejar incógnitas en el conjunto nazarí tras unas semanas de dudas

Foto: Antonio Juárez
Gabriel Sánchez @Gabisancara


image_print

En el fútbol a veces las dinámicas de titubeo se clausuran con una campanada imprevisible. Esa enmienda la ha portado en el día de hoy el Granada B, que llegó a un terreno fangoso con bastantes dudas en el apartado defensivo y bajo la impericia que les caracteriza fuera de Los Cármenes, pero que ha logrado volver de la batalla con tres unidades bajo el brazo. El ente sonrojado fue esta vez el Marbella FC, que no ha encaminado con dulzura el comienzo de Miguel Álvarez como técnico marbellí tras la reciente destitución de Mehdi Nafti. Los de Planagumà, que logran mayor estabilidad en la tabla con este resultado, no ganaban fuera desde diciembre, cuando superaron a otro filial, el Córdoba B.

Un condicionante a tener en cuenta ha sido la desventaja por parte del cuadro marbellí de quedarse con diez activos a la media hora de juego, tras ser expulsado Carlos Julio por doble amarilla. Tres minutos después, Tomás volvía a ejercer de goleador -mismo guión que en la anterior jornada como visitantes ante el San Fernando- para poner a su cuadro mandando en el luminoso. La respuesta local no se hizo tardar, y Kike Márquez mandó el partido a vestuarios con las tablas por bandera, tras anotar en el cuarenta y cinco. La consigna del Granada B, hoy con los tres jugadores que marchan al ritmo del primer equipo como titulares -Hongla, Estupiñán y Mallé-, pasaba por no encajar en las primeras partes, pauta remarcada en los entrenamientos de la semana y sobre la que se deberá trabajar continuamente.

La segunda mitad, muy abierta y que pudo decantar la ventaja para cualquier bando, ofreció la reacción nazarí que permite sumar en un campo complicado. Luis Suárez fue el revulsivo necesario para espigar un tanto en el 75 que desequilibró el marcador.  La victoria, golpe en el tablero por parte de un conjunto que encuentra sus mayores credenciales ante su público, insufla de moral al equipo nazarí, que recibe la jornada venidera al Real Jaén, escuadra en puestos de descenso. Un enlace de victorias materializado ante los jienenses podría suponer un salto en la tabla que sosegaría al filial en su aspiración primeriza de mantener la categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *