Lunes, 23 Octubre, 2017

            

El Granada B, a prolongar la racha de victorias en Armilla

El cuadro nazarí buscará ante el Linares la tercera victoria consecutiva en casa en lo que será el último partido del año como locales

Fotografía: Antonio L. Juárez
Gabriel Sánchez | @Gabisancara


image_print

La etapa donde las dudas propias florecían con vigencia en el césped de la Ciudad Deportiva de la Diputación ahora se torna lejana. El Granada B se siente cómodo como local, y las dos últimas victorias se han gestado en terreno rojiblanco. El trabajo a domicilio no es tan fructífero en cuanto a guarismos pero sí convence si se alude a la sinergia del conjunto. El logro de auparse con los tres puntos este domingo (12:00 h) ante el Linares Deportivo –en el que será el último partido de 2016 como locales- consagraría la tónica de firmeza que los de Planagumà muestran con el paso de las jornadas.

El rival tiene nivel suficiente para anteponerse a los intereses granadinistas. Emplazados en la media tabla, los hombres de Miguel Rivera afrontan la competición con cierta solvencia, pero llegan al encuentro bajo una ráfaga de resultados titubeantes: Han rascado un punto de los últimos nueve posibles. La derrota frente al Melilla la jornada pasada sirvió a los azulillos para percatarse de la importancia de Víctor Curto, figura imperial durante la segunda mitad. No salió de inicio bajo el planteamiento de Rivera de contener los peligrosos contraataques melillenses.  Finalmente dio la asistencia del único gol que marcaría su plantel. Este veterano delantero, tercer máximo anotador de este Grupo IV con diez dianas, ha causado finalmente baja y no estará frente al Granada B. Aún con su ausencia, la sagacidad de Hongla y Estupiñán para mantener la línea de atrás junta será vital si la pretensión es evitar que la verticalidad del Linares no encuentre la meta de Ballesté. El origen de la prospección nazarí por encaminar el triunfo ha surgido en más de una ocasión de las botas de estos bisoños centrales nazaríes, afianzados en el once en detrimento de Hugo o Pawel.

Lluís Planagumà tiene a todas sus figuras disponibles, y es una posibilidad que repita el mismo once puesto en liza ante el Recreativo la jornada pasada: Trivote dinámico con la libertad e imaginación de Clifford, proseguido de los extremos Malle y Entrena, con Matheus como asta. Conquistar los tres puntos es indispensable si se pretende dormir fuera de los puestos de condena, ya que existe equidad de puntos con el club que marca ahora mismo la pauta del descenso, el Linense (20 puntos), y los rivales de abajo aprietan sin cesar. Asimismo es motivo de presura el duelo de filiales que se cierne sobre el horizonte y que cerrará el año: El Córdoba B, rival que va a la par del Granada B en la tabla, será el último ente a superar del año; el vencedor saldrá insuflado de vibraciones positivas de cara a encaminar la segunda vuelta de competición liguera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *