Sábado, 21 Octubre, 2017

            

El futuro de los wearables (y de la medicina) está en los tatuajes digitales

Si los wearables son ya una extensión de nuestro propio cuerpo, aún lo pueden ser más gracias a la nueva ola de dispositivos electrónicos ultrafinos y flexibles

Foto: Archivo GD


image_print

Los wearables cada vez son más ergonómicos y se adaptan mejor al movimiento natural del cuerpo humano. No obstante, la próxima generación de dispositivos ponibles no estará en la muñeca ni en ningún otro lugar visible a simple vista, sino pegada a la piel mediante pequeños tatuajes o sensores.

Si los wearables son ya una extensión de nuestro propio cuerpo, aún lo pueden ser más gracias a la nueva ola de dispositivos electrónicos ultrafinos y flexibles, capaces de adherirse a nuestra piel (o bien, insertarse bajo ella) y mantenerse ahí todo el tiempo, para digitalizar más nuestra vida si cabe.

Esta suerte de tatuajes digitales no son del todo novedosos, ya que en los últimos meses hemos visto desarrollos similares que permiten desbloquear el teléfono móvil o transformar el sudor en electricidad. No obstante, en la actualidad, varias empresas están trabajando en aplicaciones para los tatuajes digitales que van más allá de lo que hemos visto hasta ahora, y que permitirán ya no solo manejar gadgets o controlar el ejercicio físico, sino llevar un seguimiento ininterrumpido de nuestra salud.

En este sentido, dos empresas relacionadas con la telemedicina han desarrollado ambos tatuajes digitales que podrían suponer la diferencia, ni más ni menos, entre la vida y la muerte del paciente. La compañía Medtronic es la artífice del sistema de telemetría cardíaca SEEQ Mobile; un pequeño dispositivo que se adhiere al pecho de las personas que padecen alguna enfermedad cardíaca y envía al médico información en tiempo real esencial para mantener un control exhaustivo de su estado de salud.

La apuesta de la compañía MC10 es bien parecida: se trata del tatuaje digital BioStamp, capaz de medir el ritmo cardíaco, la temperatura corporal, el movimiento del individuio y otros datos biométricos de vital importancia para controlar la salud con precisión y en tiempo real. Mientras que el primero se dirige al sector sanitario, el segundo viene a sustituir a las pulseras cuantificadoras o pulseras de fitness, que hoy por hoy, son los wearables más populares entre los consumidores.

Si los tatuajes convencionales dicen mucho sobre la personalidad que quien los lleva, los tatuajes digitales directamente no dejarán nada para la imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *