Lunes, 28 Mayo, 2018

            

“El fútbol no es un deporte de hombres” | Galería

Las jugadoras del Granada CF Laura Pérez, Andrea Romero y Amy White analizan la situación del fútbol femenino | Consideran que existe desigualdad y ven lejos que se consiga el equilibrio

Amy White, Andrea Romero y Laura Pérez posan con el balón para Granada Digital | Foto: Daniel Bayona
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

Cada fin de semana, se enfundan la elástica rojiblanca horizontal y saltan al campo para defender el escudo del Granada CF, entidad a la que intentan devolver a la Primera División. Sin embargo, no es el Nuevo Los Cármenes el estadio que alberga sus partidos, si bien señalan que les “gustaría sentir lo que siente un jugador del Granada cuando sale a Los Cármenes y el estadio está lleno”. Juegan en el remodelado Estadio de la Juventud, y compaginan el fútbol, su mayor afición desde la infancia, con sus estudios u otros trabajos, ya que el ser futbolistas no les da para vivir.

Esta es la historia de cualquier jugadora del Granada CF Femenino, heroínas de este deporte que permanecen a la sombra de su homónimo masculino. Así lo relatan Laura Pérez, Andrea Romero y Amy White, tres de los estandartes de una plantilla que, actualmente, se sitúa en segunda posición de la Segunda División Femenina y aún mantiene vivas sus opciones de lograr el ascenso a la Liga Iberdrola.

Sus inicios en el fútbol fueron más fáciles de lo que lo son los de otras jugadoras españolas. “Desde el primer momento, todos los amigos que tengo me han apoyado en el fútbol”, explica Andrea Romero, a lo que añade que “mis mejores amigos son con los que he jugado al fútbol desde pequeña”. Igual suerte han tenido Amy y Laura. Sus primeras patadas al balón tuvieron algo en común: el patio del colegio. “No tenía especial preferencia por el fútbol porque practicaba ‘multideporte'”, recuerda Laura Pérez, que añade que “poco a poco, me fue gustando más el fútbol y llegó un momento en el que quería jugar un partido cada fin de semana”. Algo parecido le ocurrió a White, que cuenta que “siempre me juntaba con mis amigos y pasábamos las tardes en una pista de fútbol que había en mi urbanización”.

Amy White analiza la situación del fútbol femenino | Foto: Daniel Bayona

 

Pese a las facilidades de su entorno más cercano, los prejuicios que manchan el fútbol también les tocaron de cerca. “Siempre están los típicos insultos de ‘marimacho’ o lo de que ‘el fútbol es para chicos’ que te dicen en el colegio”, confiesa Andrea. La guardameta, en cambio, piensa que “es un poco por envidia, porque yo me acuerdo de jugar contra niños y pararles muchos balones”. También Amy White vivió un caso parecido. La defensa rojiblanca recuerda que una convocatoria con la Selección Española Sub19 le hizo no asistir a clase durante un par de semanas. “Cuando fui a comunicárselo a mi tutor, que era un poco clásico, su respuesta fue ‘¿las mujeres jugáis al fútbol?'”, cuenta White que, sin embargo, “No lo considero discriminación porque no me puso ningún impedimento”, aunque lo señala como “desconocimiento por su parte de que las mujeres podemos jugar al fútbol y, además, lo hacemos bien”. Ante esto, Laura Pérez lo tiene claro: “Si a una niña le gusta jugar, ¿por qué no va a jugar? El fútbol no es un deporte de hombres, lo pueden practicar tanto hombres como mujeres”.

ESPAÑA, UN PAÍS QUE VA AVANZANDO

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que muchas futbolistas españolas viven, aunque hay algo en lo que coinciden las tres jugadoras granadinistas: “Hoy en día, la cosa ha cambiado”. Laura, que, pese a su juventud, presenta una dilatada experiencia, asegura que “a día de hoy, hay bastantes equipos de fútbol femenino”, algo que no sucedía cuando ella comenzó a competir. “Estuve cuatro años jugando con niños”, afirma la campeona de Europa Sub19, que señala que, hoy en día, “si quieres jugar con niñas, sí puedes”, lo que, bajo su opinión, “es muy bueno”.

El crecimiento que experimenta actualmente el fútbol femenino español, sin embargo, no resulta suficiente en comparación con otros países como Estados Unidos. “España debe mejorar en cuanto al apoyo económico y mediático”, asegura Amy White, algo que corroboran sus compañeras de equipo. “Si la gente nos ve en televisión, o se equipara un poquito más al fútbol masculino, la gente lo ve más equitativo, y eso hace que la gente se enganche”, sostiene Andrea. La guardameta considera que “creo que la cosa está evolucionando e irá a más”, a lo que añade que “siempre que se metan sponsors y la prensa, el fútbol femenino se podrá ver más”.

También Laura considera que el apoyo económico es esencial para el desarrollo del fútbol femenino. “El cambio tan grande que se ha visto en los últimos años ha sido, quizás, porque la Liga Iberdrola ha invertido mucho en la Primera División”, explica Laura, que considera que, si se atrae el interés del público, “creo que se pueden dar pasos más grandes que los que se dan a día de hoy”.

GRANADA, UN BUEN LUGAR PARA EL FÚTBOL FEMENINO

Pese a que España aún se encuentra en vías de desarrollo en cuanto al fútbol femenino se refiere, las tres futbolistas nazaríes coinciden al señalar que encuentran en Granada un buen lugar para jugar al balompié si se es mujer. “No sólo está el Granada, que aporta cuatro o cinco equipos en categorías inferiores, sino equipos como el Monachil”, asegura Laura, a lo que Amy White añade que “dentro del Granada CF se está creando una escuela”, lo que le lleva a asegurar que “claro que Granada es un buen sitio para el fútbol femenino” y que “el Granada CF lo está fomentando y lo está haciendo muy bien”.

Andrea Romero considera que “no es lo mismo el fútbol masculino que el femenino” | Foto: Daniel Bayona

 

El rendimiento del conjunto rojiblanco, que es el equipo principal de la provincia, es una muestra de ello. El club nazarí pelea por conseguir el ascenso a la Liga Iberdrola, algo que, según consideran las granadinistas, atraería a más afición. “En Segunda, quizás, el apoyo o el incentivo de ir a ver los partidos es menor, pero igualmente ha crecido”, considera Laura Pérez.

El regreso a la máxima categoría del fútbol femenino español no se les presenta fácil. El Málaga, líder de la categoría, aventaja en cinco puntos al conjunto rojiblanco, al que derrotaron en su enfrentamiento directo. “El objetivo principal está difícil, pero no por eso vamos a dejar de luchar”, explica Laura Pérez. La opinión del dorsal ‘7’ del conjunto nazarí es secundada por Andrea Romero, que asegura que “nuestra mentalidad es la de seguir luchando y esperar a que falle”, a lo que White añade que “es difícil, pero no imposible”.

Esta jornada se les presenta una nueva oportunidad para recortarle puntos al conjunto malagueño. “Yo voy a ser positiva”, señala Laura, que sentencia, más tarde que “esta jornada, a dos puntos”. No está tan convencida Amy White, que recuerda que “lo malo es que el Málaga recibe al Sporting en su campo”.

DESIGUALDAD, PESE A TODO

Aunque la situación del conjunto nazarí es positiva y muy similar a la del primer equipo masculino, las jugadoras del Granada CF Femenino no se sienten iguales a ellos. “No es lo mismo el fútbol masculino que el femenino, a día de hoy”, lamenta Andrea Romero, a lo que añade que “en tema del salario y de televisión, el masculino se ve más, entonces la gente tira más”. Pese a ello, insiste en que “Aún así, los cambios que ha hecho el club hacia nosotras son espectaculares”, y considera que “no hay ninguna pega que ponerles, y seguro que van a ir a más”.

“Desearía tener más tiempo para dedicarme a lo que realmente me gusta, que es el fútbol, tener tiempo para descansar antes de los entrenamientos o tener tiempo para prepararme para un partido”, señala White, que añade que “nosotras llegamos a entrenar a las nueve de la noche cuando llevamos ocho horas trabajando. ¿Para qué utilizo el entrenamiento? ¿Para evadirme de todo lo que llevo durante el día o para, realmente, ponerme a trabajar e intentar mejorar lo que toque esa semana en el aspecto futbolístico?”

 

Laura Pérez: “El fútbol no es un deporte de hombres” | Foto: Daniel Bayona

 

Esto se debe a que, tal y como explican, las jugadoras, no se puede vivir del fútbol femenino o, al menos, no con previsión de futuro. “Creo que muchas pueden sobrevivir, vivir el día a día, pero creo que ninguna española puede vivir cuando acabe de jugar al fútbol”, explica Laura Pérez. Andrea Romero, por su parte, considera que sí se puede llegar a vivir del fútbol en Primera División, aunque coincide en que “el tema económico es algo en lo que no podemos compararnos con el fútbol masculino”.

Laura Pérez ve lejos esta igualdad: “Creo que el fútbol femenino todavía necesita muchos muchos años para acercarse al fútbol masculino porque, aunque se están dando pasos, a día de hoy no se pueden comparar, y seguro que en unos pocos años tampoco”.

Mucho más contundente es Amy White: “Sufrimos con que nos tengan que poner un artículo delante para diferenciar si somos hombres o mujeres. ¿Qué más da? Si, al final, jugamos al fútbol. Venid un domingo a vernos, seguro que jugamos mejor al fútbol que muchos hombres. El fútbol que hacemos nosotras creo que es muy bonito de ver y no tenemos nada que envidiarle a los hombres. Mi mayor deseo es que, en un futuro en el que nosotras, tristemente, ya no juguemos al fútbol, se pueda igualar. Por eso es por lo que luchamos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?