Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

El exalcalde de Castril niega llamadas eróticas y dice que fue objeto de “un engaño en el uso de su teléfono”

Afirma que fue víctima de una estafa y que "nunca se llegó a contratar ninguno de los servicios por los que se le ha tarifado"

El exalcalde socialista de Castril, José Juan López Ródenas | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El exalcalde socialista de Castril, José Juan López Ródenas, ha negado este viernes que hiciera en su etapa como regidor un “uso indebido” de su teléfono de manera consciente mediante la adquisición de servicios de televisión o de contenido erótico, sino que, según ha dicho, fue objeto “de un engaño, como otros tantos millones de españoles, a través de una estafa telefónica con Mensajes Premium”.

López Ródenas se ha pronunciado de este modo en un comunicado después de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Huéscar (Granada) haya acordado practicar nuevas diligencias en la causa abierta contra él por este asunto y ha acusado al actual regidor de Castril, Miguel Pérez, de “perseguirle”, haciendo de su vida “pública y privada un infierno” con el “estigma de la imputación”.

Afirma que fue víctima de una estafa y que “nunca se llegó a contratar ninguno de los servicios por los que se le ha tarifado”, y que, de hecho, en las actuaciones no obra como hubiera sido necesario su específica contratación de los servicios telefónicos que se califican como irregulares y supuestamente utilizados al margen de su gestión municipal.

“En el informe realizado por la Guardia Civil, en el que se detallan todas y cada una de las llamadas de mi teléfono en mi etapa como alcalde de Castril, quedó acreditado que no se realizaron llamadas a líneas eróticas, aunque sí había gastos en mensajes. Estos fueron fruto de las numerosas estafas telefónicas con los llamados mensajes Premium” y “estas empresas han sido objeto de “expedientes sancionadores”, ha agregado el exalcalde.

Defiende además que cuando tuvo noticias de “estos irregulares conceptos en la facturación de su teléfono” abonó en la cuenta del Ayuntamiento 1.579 euros, “de modo que ni siquiera se ha causado perjuicio alguno” y recuerda que la Fiscalía ha pedido el sobreseimiento y archivo de la causa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *