Martes, 24 enero, 2017

El exalcalde de Castril declarará como imputado por irregularidades en la Fundación Saramago

Según consta en la denuncia de la fiscalía la "ausencia de contabilidad alguna que permita discernir de manera indiciaria el destino de los fondos aportados por las instituciones públicas, la desaparición de los documentos y la carencia de documentación alguna en los archivos de la fundación"

Juan José López Ródenas, exalcalde de Castril. | FOTO: badoo.com


image_print

El exalcalde de Castril, José Juan López Ródenas, declarará el día 7 como imputado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción único de Huéscar por supuestas irregularidades detectadas en la gestión de los fondos públicos recibidos por la Fundación Centro José Saramago, de la que fue gerente.

La fecha de su declaración, que adelanta este jueves la prensa local, se produce después de que la Fiscalía de Granada le denunciara por los posibles delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude en subvenciones y falsedad documental.

Según consta en la denuncia del Ministerio Público, la “ausencia de contabilidad alguna que permita discernir de manera indiciaria el destino de los fondos aportados por las instituciones públicas, la desaparición de los documentos y la carencia de documentación alguna en los archivos de la fundación” permiten fundamentar la existencia de estos delitos, presuntamente cometidos por quienes ocuparon “los cargos de dirección y control de los fondos aportados” por el Servicio Andaluz de Empleo y la Consejería de Empleo de la Junta y la Diputación de Granada.

La Fiscalía señala además que la fundación, constituida en 2005 (con la aportación económica de 120.000 euros por parte de Diputación y Universidad de Granada a partes iguales), recibió importantes cantidades entre 2008 a 2012, entre otros por la Diputación, el Ayuntamiento de Castril, el SAE y el Ministerio de Cultura, para llevar a cabo determinadas actuaciones de las que “en modo alguno consta justificación o de las que existe una irregular justificación”.

“No consta que los gestores de la fundación hayan justificado en momento alguno el destino de esas cantidades ni consta la existencia real de los bienes a cuya adquisición o empleo fueron destinadas las cantidades entregadas”, señala el fiscal en su denuncia, que motivó la apertura de diligencias en el Juzgado de Húescar.

Además, según incide la fundación no ha presentado la memoria anual a la que formalmente está obligada, ni ninguno de los ejercicios desde su constitución, salvo los que constan en los ejercicios 2000 y 2010, con cifras sin embargo que “por otro lado no parecen concordar con la realidad a tenor del informe de auditoría encargado por el Ayuntamiento de Castril”. Incluso, señala la posibilidad de existencia de facturas presuntamente falsas con las cantidades percibidas en la denominada rehabilitación ampliación de la sede fundación José Saramago con cargo a la subvención de 150.000 euros que aportó el Ministerio de Cultura para esta finalidad “cuando al parecer dichas obras no constan efectuadas en su totalidad”.

TRANSPARENCIA Y LEGALIDAD

Por su parte, el propio José Juan López Ródenas ha defendido este jueves la “transparencia y la legalidad” en la gestión de los fondos públicos para la Fundación Centro José Saramago y ha considerado que la denuncia interpuesta contra él tiene como objetivo “continuar con la estrategia de acoso y derribo” que, según asegura, emprendieron tanto IU como el también exregidor Miguel Pérez (del independiente Nuevo Castril).

De hecho, en un comunicado incide que en que la denuncia de la Fiscalía contra él obedece a una denuncia previa presentada por la concejal de IU Alicia López Moreno en septiembre de 2013, y cuestiona la “curiosa investigación” del Ministerio Público, que ha motivado la apertura de diligencias penales en el Juzgado de Huéscar, que lo ha citado para declarar como imputado el día 7.

Según ha criticado, “la primera medida” que tomó el equipo de gobierno del exalcalde de Castril y la concejal de Izquierda Unida, autora de la denuncia, “fue dar una patada a la puerta del Centro José Saramago, cambiar sus cerraduras” e impedirle a él la entrada en sus dependencias, “en las que estaban todos los documentos y archivos del Centro”.

“Tanto Izquierda Unida como el exalcalde de Castril tenían como objetivo acabar con el Centro Saramago y no han cesado hasta que lo han destruido, y ahora buscan ensuciarlo aún más con una denuncia falsa”, ha señalado López Ródenas.

Según explica, el personal del Centro Saramago correspondiente a los talleres y programas especiales de empleo “estaban sujetos a un proceso de selección donde intervenía una comisión en la que se encontraban representantes del Ayuntamiento y SAE o bien eran directamente seleccionados por el SAE”. Además, según afirma, las ayudas recibidas “para los contratos de interés social era necesario justificarlas ante la Junta de Andalucía y los demás, los relacionados con el vidrio y ayuda a domicilio, estaban sujetos a auditoría”.

En cuanto a la subvención de 150.000 euros para el arreglo del Centro Saramago, el exaalcalde aclara que se trataba de una subvención al Ayuntamiento de Castril, no al Centro Saramago, otorgada por el Ministerio y que fue “debidamente ejecutada y justificada”.

“Lo cierto es que todos los gastos del Centro Saramago están reflejados en los bancos, eran pagos muy claros y transparentes ya que todos se hacían por CajaGranada, bien por transferencia o cheque y de todos ellos existían facturas legales”, mantiene López Ródenas, quien ha insistido en que la cantidad de dinero que el Centro Saramago invirtió en Castril en los años de funcionamiento “sirvió para el fin a que estaba destinada” y el empleo que generó y el nombre y la proyección que ha dado a Castril “es además incuantificable e inimaginable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *