Viernes, 21 Julio, 2017

            

El espartero José López Benítez expone sus pinturas en Casa Pilatos de Dílar

La exposición 'Juegos fractales' se mantiene abierta hasta el 10 de enero

Parasoles en Salobreña, parte de la obra en exposición | Foto: Gabinete
Gabinete


image_print

Tras más de siete décadas de periplo por Argentina y Suiza, el pintor José López Benítez, exhibe ahora su dilatada obra en su pueblo natal, Dílar, en una muestra singular que invita a participar en un “juego inevitable de rupturas y fragmentaciones como en la misma espiral que da origen a todo”.

La exposición ‘Juegos fractales’, abierta hasta el 10 de enero en la casa Pilatos de Dílar, reflexiona sobre “la espiral infinita, en la que de una manera u otra, todo y todos, estamos inmersos”, según López Benítez. Un cuadro de grandes proporciones inspirado en el retrato de Doña Mariana de Austria, obra de Diego Velázquez, inaugura el itinerario. “Es un recordatorio de nuestra historia, de lo que somos, de donde venimos y por lo que hemos pasado”, relata el autor. “Quería contar -agrega- las peripecias y el exilio de nuestro patrimonio cultural refugiado en Ginebra durante la guerra civil”.

Algunos de los cuadros, trasladados desde su taller en Suiza, han sido expuestos con anterioridad en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra. Como ‘Cartas de Argentina’, un guiño a su juventud en el municipio de General Alvear, ubicado en la provincia de Mendoza,  y al desgarro causado por la dictadura. “La dictadura argentina, reconoce, hundió todos nuestros sueños y en gran parte hasta nuestro futuro terminó cayendo en la incertidumbre”.

López Benítez retrata además los veranos en Salobreña con un estilo muy personal de tres parasoles superpuestos y recurre a la ironía y la denuncia con un inodoro del que brotan plantas. Décadas como taxista en Ginebra le permiten un conocimiento de la ciudad que plasma en “el reloj florido de Ginebra”. “Un día se me ocurrió pensar el por qué a los turistas les obsesionaba fotografiar algo tan banal y decorativo”, comenta.

El compromiso social también aparece en ‘El golfo de los golfos’, urdido en 1991 con el eco de la primera Guerra del Golfo. “Nos enseña el silencio, la falta de información y de imágenes de la primera guerra oculta o escondida de la historia. Solo las mirillas para bombardear más, mejor y con más precisión”, indica López Benítez.

Residente en Dílar desde el pasado verano, López Benítez ha presentado en agosto el libro ‘Los pies en la tierra’, un evocador retrato del pueblo de mediados de siglo XX. En sus relatos rescata historias de la vida cotidiana; lugares y fiestas del pueblo; olores y sabores de la dura posguerra; oficios como el de los arrieros que viajaban a la cercana Granada o los titiriteros que alegraban una existencia huérfana de lujos; y pasajes de la atroz represión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *