Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

El Escudo de Doña Juana y Carlos I de la Capilla Real ya luce restaurado | Vídeo

Este blasón ocupa el lugar central de los tres que presiden la Lonja del monumento granadino | Se ha descubierto un gran colorido y un cuidado tratamiento de los personajes

Escudos de la Capilla Real | Foto&Vídeo: Asun Rodríguez
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Después de dos meses y medio de trabajo y una inversión de 18.000 euros, los tres escudos de la Capilla Real de Granada lucen totalmente restaurados.

Según el capellán mayor de la Capilla Real, Manuel Reyes, “los escudos estaban en consonancia con la primera dedicación de este espacio, que era civil y comercial”.

Reyes destacó el escudo central “de la Reina Juana y de Carlos I, cuando Carlos está en España, pero no ha sido aún coronado emperador, ya que cuando es coronado el águila se convierte en bicéfala, que es signo del imperio, pero están representados todos los reinos: Castilla, Aragón, con sus relaciones con Sicilia, Nápoles y Jerusalén, además Borgoña y Austria, está también Flandes, el Tirol y Granada”.

Para el capellán de la Capilla Real, “el resultado dignifica este espacio y la visita a la Capilla Real”.

PEDRO SALMERÓN, ARQUITECTO DIRECTOR

Pedro Salmerón, arquitecto director del proyecto, destacó que los escudos son “la expresión de un conflicto que mantiene la ciudad con la Capilla, el empoderamiento de este espacio en distintos momentos de la historia”: “Cuando se construye la Lonja lo hace el Cabildo Municipal de Granada y estamos hablando del primer renacimiento, pero ya se marca la propiedad del piso alto para la Capilla Real. Cuando la Capilla Real decide construir en piso alto se entra en un litigio con la ciudad, los escudos representan el poder de la Corona”.

Así, Salmerón subrayó varios aspectos que le parecen sobresalientes de estas obras, como “ese papel de la heráldica para indicar de quien son las cosas”, además de “el hecho de que se hayan recuperado los colores de estos escudos es espectacular”, porque “no pensábamos que detrás de una mancha negra hubiera esta calidad pictórica”.

Otro de los aspectos en los que puso el acento el arquitecto fue en la iluminación: “Se ha estudiado la iluminación y se ha colocado en sitios lejanos con nueva tecnología led, se ha logrado con una temperatura de color interesante, que consigue avivar los colores”.

BEATRIZ MARTÍN, RESTAURADORA

La restauradora Beatriz Martín desglosó brevemente en qué consistió el proceso de restauración: “Ha sido un trabajo muy interesante por el espacio y la entidad de los escudos, pero desde el punto de vista técnico nos enfrentábamos a un problema por el mal estado en que se encontraban, no solo la pintura, sino también el soporte”.

De esta manera, Martín enumero los procesos que fueron desempeñándose: “Se ha tratado todo el paramento, donde el revestimiento estaba separado de la fábrica, con riesgo de caída.

Había unas manchas negras que, con una buena limpieza metódica, han sacado un colorido inesperado. La limpieza ha sido muy agradecida y descubrió un gran colorido, pero también destapó repintes desacertados que taparon la pintura original y parches de cemento”.

Para “la reintegración cromática de las faltas de color originadas por el paso del tiempo y por inadecuadas intervenciones que se realizaron, se tuvo cuidado para que hubiera diferenciación entre el color original y el añadido”, aportó la restauradora, quien también que “los personajes que reaparecen tienen un gran tratamiento”.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *