Lunes, 23 enero, 2017

El día en el que Riki tumbó al Sevilla

El delantero granadinista fue el héroe del triunfo del Deportivo en el Pizjuán en la temporada 2008-2009

Manuel Herrera @manuelherrerapr


image_print

Fue el 7 de octubre del año 2007 en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán. El Sevilla CF y el Deportivo de la Coruña se enfrentaban en un duelo entre dos equipos que habían arrancado mal el campeonato: El conjunto hispalense, tras proclamarse por segunda vez campeón de la Copa de la UEFA, vivía momentos complejos tras un inicio poco brillante y el dramatismo generado en el entorno por el trágico fallecimiento de Antonio Puerta; mientras el cuadro gallego, dirigido por Lotina, trataba de superar la travesía por el desierto posterior al cierre de la etapa del “Super Depor”.

De hecho, el conjunto coruñés llegaba al duelo, correspondiente a la séptima jornada, en posiciones de descenso, y se medía a un rival, a priori superior, cuyo objetivo era clasificarse para la Champions. Atrás habían quedado los tiempos de Mauro Silva, Luque, Fran, Mackaay, Diego Tristán y Molina. La alternativa había corrido a cargo de hombres como Piscu, Filipe Luis, Juan Rodríguez, De Guzmán o Xisco.

Pese a todo, en aquella tarde, el Deportivo dominó el duelo, aun teniendo enfrente a hombres de la calidad de Kanouté, Jesús Navas, Luis Fabiano, Adriano, Keita o Dani Alves. Lotina optó por reforzar el centro del campo y darle entrada a un solo hombre de referencia en el ataque: El elegido no fue Riki, sino Xisco, que gozó de alguna opción para abrir el marcador antes de ser sustituido a los 61 minutos.

Fue entonces cuando el delantero de Aranjuez, que cumplía su segunda temporada en la ciudad gallega, después de su paso por el Getafe, saltó al campo para tratar de culminar el buen partido que estaban realizando sus compañeros en defensa. Diez minutos le bastaron para lograrlo.

En el discurrir por el 72, Guardadó inició una cabalgada por la banda zurda en la que dejó atrás a sus rivales para plantarse en la esquina del área con el portero y un central sevillista en el horizonte, y con Riki como apoyo en el segundo palo. El mexicano optó por buscar al actual delantero del Granada CF, que, picó el balón ante la salida de Palop para marcar el gol del triunfo visitante.

Probablemente, este domingo, Riki deba volver a esperar su oportunidad desde el banquillo. Será una de las pocas circunstancias que no cambie. Ni el estadio, ni los compañeros, ni el club, ni los futbolistas del rival serán los mismos que aquel día de otoño en el Pizjuán. Probablemente, él tampoco será el mismo. Eso si, el “nueve” de Aranjuez volverá a tener la escopeta cargada para tratar de tumbar, una vez más, al Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *