Lunes, 29 Mayo, 2017

El Día de la Cruz, la fiesta típica de Graná

Alrededor de 80 cruces tomarán las principales plazas y calles de la ciudad en una de las tradiciones más arraigadas del calendario festivo granadino

Una de las cruces del centro de la ciudad | Foto: Archivo


image_print

Hoy y mañana Granada acoge unas de las celebraciones más castizas de la ciudad. Se trata del Día de la Cruz, que se viene celebrando en la ciudad desde el año 1625, cuando se hizo una cruz de alabastro en el barrio de San Lázaro, y todos los vecinos lo celebraron cantando y bailando junto a ella.

La tradición continuó en barrios típicos como el del Albayzín o el Realejo, y los niños comenzaron a construir pequeños alterares decorados con mantones de Manila, cerámica y objetos de cobre.
Este año son 80 las cruces que adornan calles, plazas, patios, escaparates y centros escolares. “Una cifra récord”, tal y como ha explicado el concejal de Cultura, Juan García Montero, que además, ha destacado la belleza de cada una de ellas, mientras contemplaba el cartel conmemorativo que para esta edición se ha elegido. Una celosía con el tradicional clavel rojo de estas fechas.

Este año, la encargada de dar el Pregón para esta fiesta será laalbaicinera Patricia Guerrero, una joven bailaora y coreógrafa, «que lleva muy dentro el sentir de la fiesta porque es nieta de la organizadora de la Cruz de Plaza Larga», ha comentado el concejal de Cultura del ayuntamiento de la ciudad, Juan García Montero.

Además, la tradicional celebración del «pero granaíno» estará acompañada por un sinfín de actuaciones musicales a cargo de grupos de las asociaciones vecinales de la ciudad, así como de la Banda Municipal de Música de Granada que, en la céntrica plaza de las Pasiegas, el sábado ofrecerá el concierto del Día de la Cruz.

CURIOSIDADES
Desde el principio de esta celebración ha sido común ver al pie de cada cruz unas tijeras clavadas en un pero (manzana en dialecto granadino). Frases como está muy bonica pero… desembocaron en esta antigua tradición. Usando esta simbología, se les decía a los visitantes que no les pusieran peros a la cruz.

Paralelamente al montaje de las principales cruces de Granada, los niños de la ciudad creaban sus versiones a pequeña escala. Desde sus casas o paseando por sus barrios, se acercaban al visitante pidiendo un chavico pa la Santa Cruz, una propina simbólica por el buen hacer.

Las piezas de cobre también son muy utilizadas para el adorno de las cruces. El origen del trabajo en cobre en al-Ándalus tiene sus primeras grandes manifestaciones a partir de la llegada de los almorávides. Las piezas de cobre eran prestadas por los vecinos, se le pedía a la cruz para que no estuvieran vacías el resto del año, pues la cruz de mayo es la fiesta previa a la cosecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *