Martes, 27 Junio, 2017

            

El detenido en el cuartel de Pinos Puente pudo fallecer por un síndrome asociado a las drogas

La autopsia practicada al fallecido ha descartado la existencia de lesiones externas o internas violentas que puedan justificar el fallecimiento

Pinos Puente
E.P.


image_print

El hombre de 41 años y nacionalidad marroquí que falleció el pasado miércoles cuando se encontraba detenido en el cuartel de Pinos Puente (Granada) no presenta lesiones violentas que justifiquen su muerte, la cual pudo estar provocada por un síndrome de agitación derivado del consumo de drogas, según han detallado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación.

La autopsia practicada al fallecido, que robó dos coches, hirió a una mujer y protagonizó una persecución, ha descartado la existencia de lesiones externas o internas violentas que puedan justificar el fallecimiento.

Por el contrario, y a la espera de que lleguen los resultados definitivos, los expertos creen que pudo fallecer a raíz de sufrir una importante agitación psicomotriz que cursa con reacciones agresivas hacia su persona y contra los demás.

Las mismas fuentes señalan que cuando un individuo presenta este síndrome es muy difícil de reducir y cualquier medio de contención, como la colocación de unas esposas, puede empeorar su situación, provocando que empiece a hiperventilar y, en algunos casos, desencadenar el fallecimiento.

El ahora fallecido fue detenido después de que el miércoles condujera de manera temeraria su turismo por la carretera que une las localidades de Albolote y la también granadina de Atarfe hasta que lo estrelló, y a continuación, robó el vehículo de una mujer a la que agredió con una mujer, según informó la Guardia Civil.

El hombre emprendió la huida con el coche sustraído por la carretera N-432 dirección Córdoba hasta que volvió a colisionar en las inmediaciones de la localidad de Pinos Puente, momento en el que robó una furgoneta con intención de seguir con su escapada.

Posteriormente, el arrestado sería interceptado por efectivos de la Guardia Civil y trasladado, en torno a las 20,00, al cuartel que la Benemérita dispone en Pinos Puente, donde fue atendido por efectivos sanitarios al confesar que se encontraba mal.

Las asistencias médicas diagnosticaron que el detenido padecía una posible intoxicación por cocaína pero no consideraron necesario el traslado a un centro hospitalario.

Dos horas después del examen de los facultativos, el varón entró en parada cardiorrespiratoria, por lo que se requirió la presencia de efectivos del 061, que sólo pudieron certificar su muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *