Domingo, 21 Enero, 2018

            

El derbi provincial se tiñe de rojiblanco (8-1)

El Granada CF volvió a golear en el Estadio de la Juventud ante el Monachil 2013, en un encuentro en el que Lauri tomó las riendas desde el inicio

Celebración durante un partido anterior | Foto: Antonio L. Juárez
Noelia Gómez @noeliagomezm | Foto: Antonio L. Juárez


image_print

El Granada CF ha vuelto a demostrar que este año quiere regresar a la máxima categoría del fútbol femenino. Concienciadas de lo que supone no dejar escapar ningún punto de cara a su objetivo -conseguir la primera plaza y luchar por el ascenso-, las de Roberto Valverde saltaron al césped de La Juventud ante un Monachil 2013 que no iba a ser un rival fácil al que superar. Y es que en los derbis provinciales, la emoción, intensidad y rivalidad entre ambos cuadros, puede hacer que ocurra cualquier cosa en el marcador, tal y como se mostró durante los primeros compases de juego.

Tras un tanteo previo entre ambas contiendas, el marcador se abrió en favor del cuadro local. Lauri, previo servicio de Vallejos, hizo el 1-0, pero el Monachil, lejos de aminorarse y bien plantado sobre el terreno de juego, comenzó a acechar la meta defendida por Andrea en busca de un empate que pudo llegar en varias ocasiones. Sin embargo, fueron las de Valverde las que volvieron a obtener premio. Nada más cumplirse el minuto 20, Lauri asistió a Tamara Galán para que, con un buen disparo, estipulase el 2-0 en el marcador. Renta que aumentó tan solo tres minutos más tarde cuando, de nuevo Lauri, transformó un penalti en el tercer tanto para las nazaríes.

Pese a ello, el Monachil continuó en su empeño por acortar distancias, y su insistencia obtuvo recompensa con un gol de Marta a siete minutos del receso. Pero la alegría les duró más bien poco, pues un error defensivo hizo que el colegiado decretara la pena máxima a favor de las locales, acción que Yurena convirtió en el 4-1.

El gol supuso un jarro de agua fría para las de Titi que, a pesar de todo, no bajaron los brazos en ningún momento. Pero cuando se suma una marcha más de intesidad a su efectividad, el Granada es imparable, y así se demostró con los tantos de Elo y Tamara, poco antes de cumplirse la hora de juego. Pero el hambre de gol rojiblanco no cesó, y Lauri, que sin lugar a dudas brilló de forma espectacular durante todo el encuentro, puso el broche de oro con dos goles más que dieron esta contundente victoria a las rojiblancas. 8-1 para las de Roberto Valverde, que suman tres puntos más y se mantienen en la disputa por el primer puesto, antes del parón por selecciones de la próxima semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *