Sábado, 21 Abril, 2018

            

El Defensor del Ciudadano pide “responsabilidad” ante “actos vandálicos” que afectan a las bicis de alquiler

Pide que la ciudadanía denuncie estas conductas

Imagen de archivo de una bicicleta de alquiler en un contenedor de basura | Archivo GD
EP


image_print

El Defensor del Ciudadano de Granada, Manuel Martín, ha realizado este viernes un “llamamiento público” pidiendo “cordura y responsabilidad” contra los “actos vandálicos” que están afectando a las bicicletas de alquiler en la capital.

En un comunicado, Martín ha solicitado “respeto y convivencia” ante las bochornosas imágenes de bicicletas colgadas de árboles, tiradas al río, destrozadas o robadas”, y ha indicado que la oficina del Defensor ha recibido gran cantidad de quejas de ciudadanos “hartos de gamberros”.

Ha pedido que se denuncien estas conductas que “no son actos justificables, no ayudan a nada y es una forma de ser malos ciudadanos y malos granadinos”. Ha llamado también a “ser cuidadosos con el uso de los espacios compartidos”, partiendo de la base de que “las conductas incívicas en general causan un daño enorme al patrimonio de la ciudad, y cuestan a las arcas públicas decenas de millones”.

“Además de una mayor vigilancia y contundencia contra la impunidad con que aparentemente se comenten estos actos reprobables, hace falta una reflexión colectiva sobre esta problemática”, ha apuntado el Defensor del Ciudadano, para quien “los espacios públicos son imprescindibles para generar la conciencia cotidiana en una comunidad y el desorden e incivilidad rompen con esta función”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Granada carece de carriles bicis suficientes para esta invasión de bicicletas. Y los peatones cómo siempre, sin comerlo ni beberlo, sufriendo las consecuencias. Y el peligro de ser atropellados por las aceras por culpa de los ciclistas incivilizados. Cómo no tome el Ayuntamiento medidas urgentes las consecuencias pueden ser graves.