Domingo, 17 Diciembre, 2017

            

El Covirán vuelve a ser feliz en el Palacio (94-60)

El equipo de Pin se impuso con autoridad a un Real Canoe para volver a ser líder de la competición | Manu Rodríguez fue el máximo anotador del partido con 20 puntos

Almazán bajo el aro en un partido de esta temporada | Foto: Gabinete
José L. Moreno | @morenoluaces


image_print

Los rojinegros llegaban tocados a la cita ante el Real Canoe. A la rotura fibrilar de David Iriarte se había sumado una tendinitis en el hombro de Manu Rodríguez y una elongación de Eloy Almazán. El granadino era duda hasta última hora, a la espera de ver cómo respondía físicamente de su dolencia. Pin decidió no forzarlo mucho, ya que no fue necesario. Una merma física que no fue excusa ante el Real Canoe.

A esto se le sumaba la presión por conseguir el segundo partido consecutivo cosechando una victoria. Reafirmar el potencial del plantel de Pablo Pin tras el resultado frente al Arcos Albacete era cuestión de orgullo. El objetivo era olvidar la desastrosa cita en el Palacio ante el Real Murcia y poner la marcha rumbo a los puestos más altos de la clasificación donde se afincan Albacete, Alicante y Murcia.

Que se jugaba en casa y que las aspiraciones de este equipo van más allá de jugar LEB Plata quedó claro durante los primeros instantes del choque. Alo Marín y Carlos de Cobos afinaron la muñeca para comenzar a dar miedo con un triple cada uno. La defensa intensa sobre el parqué del Palacio hizo contrarrestar el poderío físico de jugadores del Real Canoe como N´Diaye y Tayson, a la vez que permitió la movilidad de Germán a la hora de entrar a la zona para encestar.

Manu Rodríguez demostró estar en forma a pesar de sus problemas físicos y se unió al club de los triples del Fundación. El partido se convirtió pronto en uno de los que más ritmo ha desarrollado en la temporada del Palacio. La autoridad que quiso implantar el Covirán, se unió al excelente nivel de rendimiento muscular que demostró el Real Canoe. Prueba del nivel que se vivió en la tarde del sábado en feudo nazarí fue el 26-23 con el que acabó el primer cuarto.

El segundo cuarto bajó el nivel, era lógico. Pero la igualdad seguía en el marcador, hasta que el Covirán se marcó un parcial de 5-0, seguido de otro de 9-0 que llegó poner a los de Pablo Pin trece puntos arriba en el marcador. Y es que a los rojinegros se les notó el golpe de autoridad en su feudo. El Real Canoe sólo fue capaz de anotar 7 puntos en el segundo cuarto. El electrónico se fue al descanso con un suculento 44-30 para pensar que el encuentro estaba más que encarrilado.

El Real Canoe CN no despertó en el tercer cuarto. Sólo fue capaz de conseguir doce puntos durante los ocho primeros minutos. Fue en este periodo del encuentro cuando Alberto Pérez consiguió sus primeros puntos de la competición, además de plantarse delante de N´ Diaye para impornerse con un contundente tapón.

Tocar el orgullo de los de Pablo Pin parece ser la mejor poción para su motivación. El Covirán Granada fue una máquina apisonadora durante todo el encuentro y en el último acto del choque no fue menos. Con una ventaja de 30 puntos en el electrónico, el Palacio de los Deportes comenzó a hacer la ola para disfrutar del baloncesto en Granada. Y es que la sonrisa con la que se fue la gente del recinto deportivo fue la de un contundente 94-60.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *