Sábado, 21 Julio, 2018

            

El Covirán se apropió del ‘luchar para ganar’

Los de Pablo Pin hicieron bueno el lema de sus homólogos en fútbol para derrotar al Aquimisa

Imagen del partido que enfrentó al Covirán y al Aquimisa | Foto: Agencia Garnata
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

¿Quién dijo que el baloncesto y el fútbol no están relacionados? Esto no ocurre en Granada. La victoria del pasado sábado en el Palacio de los Deportes evidenció que el Covirán Granada y el Granada CF viven en consonancia. Hubo que esperar hasta los últimos segundos para que los rojinegros certificasen la victoria ante el Aquimisa Queso Zamorano, que puso contra las cuerdas al conjunto de Pablo Pin y le obligó a ‘luchar para ganar’.

El partido pudo tener un final muy distinto, pero la gran diferencia que hubo en el primer cuarto entre ambos equipos resultó decisiva para que el Covirán no fuese derrotado. El equipo granadino terminó con el segundo y el tercer parcial negativos, aunque no terminó ningún cuarto por debajo en el marcador. El último, el que determinó el vencedor del partido, lo ganaron los rojinegros por sólo dos puntos (23-21).

Tras el partido, Pin señaló que “hay que saber sufrir”, y destacó este aspecto en sus jugadores. No es para menos. Los rojinegros tuvieron que apelar a la épica hasta en dos ocasiones para poder hacerse con el triunfo, y todo ante una defensa en zona que, unida al bajo acierto anotador de los granadinos, hicieron que pareciera imposible anotar.

RUIDO, PALACIO

Con el Aquimisa por delante en el marcador en el tercer cuarto, llegó el turno de los 3012 aficionados que se dieron cita en el Palacio de los Deportes. Al grito de ‘ruido, Palacio’, la hinchada rojinegra convirtió el recinto del Zaidín en una olla a presión que llevó al Covirán en volandas hasta la doble remontada.

Con los triples finales de David Iriarte y Eloy Almazán, los aficionados nazaríes vivieron una explosión de alegría que ponía fin a dos cuartos cargados de tensión y sufrimiento.

POCA EFECTIVIDAD

La ya mencionada poca efectividad en ataque de los granadinos fue reseñable. Los pupilos de Pablo Pin encontraron demasiada dificultad para encestar en la tarde del sábado. Sólo 14 de los 36 tiros de dos que intentaron los jugadores del Covirán pasaron por el aro, lo que supone un 38’9 por ciento de acierto. Más preocupante fue la estadística en tiros de tres. Los rojinegros buscaron el triple hasta en 30 ocasiones, y sólo anotaron en 9, es decir, sólo anotaron el 30 por ciento de los tiros de tres puntos que intentaron, destacando Manu Rodríguez, que encestó tres de los nueve que intentó. La estadística de tiros libres fue la mejor de los granadinos en la parcela ofensiva. Un 68’4 por ciento de efectividad obtuvieron los granadinos al anotar 13 de 19 tiros libres.

Estas cifras contrastan con las que registró el Aquimisa. El conjunto de Saulo Hernández, pese a no hacer muestra de una gran capacidad ofensiva, superó los números del Covirán. Los zamoranos anotaron 16 de los 39 tiros de dos que realizaron (41 por ciento). Desde la línea de tres puntos, los visitantes anotaron en 10 de los 24 lanzamientos que efectuaron, lo que supone el 41’7 por ciento de acierto. En tiros libres, sólo fallaron uno de los cuatro que tuvieron, lo que eleva el porcentaje hasta el 75 por ciento.

MAODO NGUIRANE, MVP

El Palacio de los Deportes vivió el debut en casa de la última incorporación del Covirán Granada, Maodo Nguirane. El pívot senegalés, que ya se había estrenado la jornada anterior, se puso por primera vez la elástica rojinegra en su nueva casa, y lo celebró con un partidazo.

Nguirane demostró toda su potencia y realizó un importante despliegue físico que le llevó a ser reconocido como el MVP del partido. Sus 11 puntos, ocho rebotes y dos tapones le otorgaron 21 puntos de valoración, seis por encima de su compañero Devin Wright, que comenzó el partido desde el banquillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.