Lunes, 22 de Octubre de 2018

            

El Coviran Granada vuelve a la senda del triunfo en el Palacio (75-59)

Segunda victoria de la temporada para los nazaríes, que fueron superiores a su rival pero volvieron a ser irregulares en el juego. Carlinhos, el más valorado. Adrian Bowie, máximo anotador con 15 puntos

Carlinhos de Cobos durante el partido | Foto: Antonio L. Juárez
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Segundo triunfo del Coviran Granada en esta temporada. Los granadinos tenían la necesidad de reaccionar tras la derrota sufrida la segunda jornada en Alcázar y así lo hicieron. Recibían en esta tercera jornada al Hispagan Gandía, y los nazaríes no fallaron. Fueron superiores durante todo el partido aunque mostraron cierta irregularidad en el juego, entendible por el poco tiempo que llevan juntos todos los miembros de la plantilla. Lo que está claro es que el Palacio es un fortín para los de Pin, sinónimo de ganar en este inicio de campeonato.

El partido tuvo un comienzo de lo más extraño. Problemas técnicos en el marcador provocaron un retraso de once minutos. Tras el salto inicial, los problemas volvieron a aparecer y se tuvo que volver a interrumpir el choque hasta en dos ocasiones. Así, y con más de media hora de retraso, el partido comenzaba en el Palacio.

UN COMIENZO EXTRAÑO

Los problemas con el marcador se trasladaron a la pista en forma de altibajos en ambos equipos. El inicio del Coviran fue arrollador con un parcial de 11-0 que ponía un 15-2 en el tanteador. El acierto cambió de lado y fueron los valencianos quienes terminaron estos primeros diez minutos con buen sabor de boca. Se apuntaron un parcial de 10-0, acortando distancia en el marcador (15-12).

En el segundo tiempo, el Coviran supo aprovechar los errores en el tiro del rival. Los de Pin mantuvieron un porcentaje del 50% de acierto desde dos y un 40% desde la línea de triple, y, en especial estuvieron muy fuertes en defensa no dejando cómodo al rival. Para muestra, los números tan pobres de Gandía en el tiro: 7/28 desde línea de dos y tan solo tres tiples anotados de diez intentados.

Especial mención en este primer tiempo, que acabó 40-28, para Joel Almeida, Germán Martínez y De Lattibeaudiere. Fueron los máximos anotadores con 8 puntos. Germán tiene la confianza por las nubes y levanta al Palacio en cada acción. El más valorado fue Almeida con 14 puntos.

SEGUNDO TIEMPO DE IRREGULARIDAD

El tercer cuarto comenzó siendo un monólogo nazarí bajo la batuta de un genial Carlinhos de Cobos. Los de Pin no necesitaban demasiado para sumar en el marcador ante un Gandía que lo fallaba todo. Se llegaron a poner 25 puntos arriba. Sin embargo, los últimos minutos volvieron a ser una losa para los rojinegros al igual que en el primer cuarto. Los locales se durmieron y permitieron que Gandía se apuntara un parcial de 13-0 y se fuera aún con opciones al último cuarto: 62-47.

El Coviran siguió apático en el último cuarto pero no dejó escapar la victoria tirando de colectivo y la pausa que imprimía Carlinhos al juego. El brasileño terminaría siendo el más valorado del encuentro con 26 puntos. Hasta cuatro jugadores, Bowie (máximo anotador con 15), Bortolussi (12), Almeida (11) y Carlinhos (11) sobrepasaron los 10 puntos.

La renta que tenían los rojinegros debía ser suficiente para que el triunfo se quedara en casa y así fue, pero los de Pin no encontraron su juego y se notó en la cancha. Existe una evidente falta de compenetración entre todas las piezas, que aún necesitan de tiempo para llegar a tener continuidad en esa buena cara que son capaces de ofrecer en ciertos momentos.

Triunfo importante para ganar tiempo en todo lo que necesita mejorar Pin durante la semana. La próxima jornada, el Coviran visitará al CB Tarragona, donde intentarán seguir por la senda de la victoria.

Puedes volver a ver el partido del Coviran Granada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.