Sábado, 22 Julio, 2017

            

El Covirán Granada pierde el factor cancha (81-84)

El conjunto rojinegro sale derrotado del 2º partido tras un arbitraje muy discutido; la eliminatoria se pone 1-1

Bowie, durante el primer partido de semis de playoffs ante Zornotza | Foto: archivo GD
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Tarde para olvidar para el Covirán Granada, que ha perdido su primer partido en estos playoffs de ascenso a LEB Oro. Los granadinos se vieron superados por el Zornotza en el segundo partido de semifinales, por lo que pierden el factor cancha. Los vascos mejoraron ampliamente su porcentaje de lanzamiento, sobre todo, desde la línea de triple y mostraron mejor nivel físico que en el primer partido.

Por su parte, el Covirán evidenció demasiados síntomas de nerviosismo en ciertas fases del choque, que provocaron tiros muy precipitados y 17 pérdidas (frente a las 8 de Zornotza). Otra de las diferencias fue los tiros libres lanzados por uno y otro equipo. El Covirán lanzó 18 tiros por 31 del Zornotza. Al margen de esto, el arbitraje, muy discutido en el Palacio de Deportes.

PRIMER TIEMPO: LOS PEORES MINUTOS DEL COVIRÁN GRANADA EN PLAYOFFS

Inicio muy confuso del Covirán, donde se vieron los peores minutos del equipo rojinegro en lo que va de playoffs. El Zornotza demostró desde el comienzo que el segundo partido iba a estar muy caro. Cadot y Mutakabbir, con la ayuda en segunda línea de Vucetic, Salazar e Iriarte, sorprendieron a los de Pin manejando a su antojo estos primeros diez minutos del choque.

Joel Almeida mantuvo vivos a los locales gracias a su acierto desde la línea de tres (4/6). El caboverdiano se apuntó cuatro triples muy valiosos, los últimos dos cuando el equipo peor estaba. El Covirán Granada dio por primera vez en esta fase de ascenso síntomas de nerviosismo o falta de concentración, cometiendo hasta seis pérdidas en este primer cuarto por tan solo una a cargo de Zornotza.

A pesar de que Almeida estuvo acertado en el triple, Zornotza estuvo más acertado aún, anotando 6/9 tiros exteriores, por los 4/7 del Covirán. Otra de las claves del descalabro granadino en estos diez minutos fue la defensa. Zornotza lo bordó. Los vascos se mostraron aguerridos y limpios, tanto que el Covirán no lanzó ni un tiro libre por los seis que lanzó el conjunto visitante. Todo esto hizo que los nazaríes se fueran perdiendo 22-35 al segundo cuarto.

Comenzó el Zornotza el segundo cuarto con la misma sintonía que el primero. Cadot sumaba tres más para su equipo, a los que respondían Bortolussi y Bowie (27-38). Pero Zornotza no se iba a achantar ni mucho menos. Vucetic comenzaba a gustar y se encontraba con sus mejores minutos y machacaba el desconcierto local desde tres y desde dos (29-43).

El Covirán intentaba encontrar su juego, aunque se precipitaban demasiado en ataque, dándole vidilla al cuadro vasco. Cuando el ritmo del partido estaba más alto, el Covirán se sentía más cómodo. Bortolussi, Jesús Fernández y Milekovic (42-48) acercaron a los locales en el tanteador, pero Zornotza seguía erre que erre, sin perderle la cara al partido y aguardando su ventaja con todos sus jugadores muy enchufados. El partido al descanso se iba 42-53. Tocaba remontada.

TERCER CUARTO DE POLÉMICA

El tercer cuarto quedará para el recuerdo por la polémica. Los árbitros se decidieron a enturbiar el choque y dejar a un lado el baloncesto. La afición ya había mostrado su malestar con el arbitraje en el primer tiempo, pero el asunto se volvió más serio cuando los colegiados decidieron expulsar a la speaker de la Fundación CB Granada y su ayudante por negarse a cantar las canastas del rival, algo que no se ha hecho en toda la temporada, y gritar “ruido Palacio” en las defensas locales, explicaba la propia speaker. El Palacio era un clamor: “Manos arriba, esto es un atraco”.

Así, el tercer cuarto dejó el partido medio dormido. El Covirán amagaba con la reacción, se acercaba en el marcador, pero no terminaba de firmar la remontada. El último cuarto dictaría sentencia.

ÚLTIMO CUARTO DE INFARTO

Los últimos diez minutos comenzaba con máxima igualdad. El Covirán se acercaba pero Zornotza no daba tregua y conseguía mantener su ventaja. El partido entraba en sus últimos diez minutos con 66-75 y todo en juego. El Covirán no se mostraba fino en sus ataques, desperdiciando las pocas oportunidades de acercarse en el tanteador que otorgaba Zornotza.

Carlinhos de Cobos apareció desde la línea de triple para ponerse a siete y apuntar a la épica (71-78). Zornotza fallaba su siguiente ataque y Jesús Fernández sumaba uno más desde el tiro libre (72-78). A falta de 1:37, Zornotza se iba escapa nuevamente de ocho (72-80). En esas, cuando más difícil parecía, hizo acto de presencia Jesús Fernández con un triplas (75-80), al que le siguió un robo de balón, una asistencia maravillosa de Lafuente y el palmeo de Lattibeaudiere (77-80). Quedaba un 1:08 con el partido por encontrar ganador.

Carlinhos de Cobos puso el partido de infarto a falta de 52 segundos al anotar dos tiros libres que ponían al Covirán Granada a uno (79-80). Zornotza volvía a errar en su ataque, pero Carlinhos de Cobos se la jugaba desde el triple y fallaba. Los visitantes, tras falta del Covirán, se ponían de tres a falta de 18 segundos para el final (79-82). Bowie también anotaba en la consecución de tiros libres del final (81-82), a lo que respondía De la Rúa (81-84). Carlinhos de Cobos se la volvía a jugar desde el triple pero su lanzamiento no entraba para finalmente dar la victoria al Zornotza.

Los de Pablo Pin tendrán que ir al País Vasco con la obligación de ganar, al menos, uno de los dos partidos para que la eliminatoria llegue al quinto partido y se decida en el Palacio.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *