Lunes, 23 Octubre, 2017

            

El Covirán Granada no da tregua (95-62)

Triunfo aplastante de los nazaríes, que volvieron a ser muy superiores a Navarra en este 2º partido | Bowie y Jesús Fernández, mejores valorados

Jesús Fernández, en una imagen de archivo
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Segundo ‘round’ de los cuartos de final de playoffs de ascenso a la LEB Oro salvado con autoridad por parte del Covirán Granada. Los nazaríes superaron de nuevo a su rival y pusieron el 2-0 en la serie, dos victorias que permiten ir a Navarra con más tranquilidad para solventar allí la eliminatoria y pasar a semifinales.

KIA Navarra no lo puso fácil. Con la experiencia del primer partido, donde el Covirán se impuso con un resultado muy abultado, el equipo de Joaquín Prado supo jugar mejor ante el alto ritmo de los granadinos. Además, el equipo visitante pudo contar con su estrella, Iñaki Narros. Sin embargo, no fue suficiente ante un Covirán muy enchufado y un Bowie de altísimo nivel.

BOWIE ESTRATOSFÉRICO

Empezó con buen pie Navarra, adelantándose en el marcador gracias a una canasta de Vázquez. Respondieron rápidamente Bortolussi y Bowie para el Covirán. Los navarros se mostraron eficaces en estos primeros compases del partido. Con canastas de Narros, Bleeker y Fuentes estuvieron por delante en el tanteador, pero un triple de Bortolussi permitió volver a mandar al Covirán.

A partir de aquí, Navarra tuvo la mala suerte de encontrarse con un Bowie estratosférico. El estadounidense podía con todos. Una demostración exquisita de velocidad, potencia y buen bote de balón. Él se lo guisaba y él se lo comía. Al termino del primer cuarto se fue con 12 puntos (6/6 en tiros de 2) y 13 de valoración, lo que permitió irse al Covirán por delante al segundo cuarto con un resultado de 23-20.

SEGUNDO CUARTO PARA METER DISTANCIA

El segundo cuarto permitió al Covirán meter distancia en el marcador, pero Navarra no le perdió al choque, gracias, sobre todo, al buen hacer desde la línea de triple de Narros. Los navarros se mostraban mucho más metidos y firmes que en el primer partido, y especialmente agresivos en defensa. En la dirección de juego todo pasaba por Narros. El capitán dotaba de más identidad a su equipo, lo que se notaba también respecto al partido del viernes. Al descanso, el resultado era de 48-37.

EL COVIRÁN NO DA TREGUA

El inicio del tercer cuarto fue bastante errático para ambos equipos, con varias pérdidas y fallos ante canasta. Ahí se rompió el partido, y el Covirán aplastó. Bowie, desde el tiro libre, desatascó el partido con los primeros puntos en este segundo tiempo. Joel Almeida siguió su ejemplo y se apuntó sus primeros puntos en el partido con un triplazo (53-38). Fuentes y Narros replicaron rápidamente para Navarra, que no quería ver aumentada la distancia en el marcador (53-42).

Bowie siguió a lo suyo, y con otra internada marca de la casa se hizo hueco y sumó dos más. Navarra comenzó a fallar. En dos ataques seguidos acabó haciendo ‘pasos’ y desperdiciando la posibilidad de sumar. En estas, el Covirán, bajo la batuta de Bowie y un Jesús Fernández inmenso de nuevo, no desaprovechó la ocasión para irse de 18 en el electrónico (60-42). Al escolta ya hasta le cantaban en las gradas del Palacio, por no hablar de la grandísima ovación que se llevó en una de sus sustituciones.

Navarra paró la sangría con un triple desde muy lejos de Poston (60-45), pero los de Pin seguían muy intensos tanto en ataque como en defensa y no quitaban el pie del acelerador en ningún momento. Así lo demostró Carlinhos de Cobos con un triple que ponía una ventaja de 21 para el Covirán a falta de dos minutos para terminar el tercer cuarto. Dicha diferencia se aumentaría hasta el final, yéndose al último cuarto con 74-50.

EL ÚLTIMO CUARTO VUELVE A SOBRAR

Los últimos diez minutos poco dijeron sobre el resultado, aunque volvieron a perjudicar al Covirán Granada. Si el viernes se lesionaba Iván Martínez, con un esguince de tobillo, en esta ocasión sería Bowie, que cayó de boca y se tuvo que marchar con una herida en la boca. No es grave, pero si provocó el silencio y la preocupación por un momento en el Palacio.

Así, con el tiempo consumándose, los granadinos siguieron sumando y los navarros intentado hacer frente y que el resultado no terminara muy abultado. Muy duros los dos primeros partidos para los de Prado, que tendrán que levantarse anímicamente para los siguientes duelos.

El partido finalizaría con 95-62 y con el 2-0 en la serie. Ahora ambos equipos tendrán hasta el viernes para descansar y recuperar fuerzas para afrontar el tercer partido de la serie, donde el Covirán Granada tendrá la oportunidad de dar por cerrada la serie,

Observaciones: segundo partido de cuartos de final de los playoffs de ascenso a la LEB Oro disputado en el Palacio de Deportes de Granada entre el Covirán Granada y el KIA Sakimovil Basket Navarra ante 3.768 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *