Sábado, 15 de Diciembre de 2018

            

El Coviran Granada, campeón de la Copa LEB Plata (80-74)

El conjunto nazarí remontó en el segundo tiempo a base de corazón, actitud y un entonado Jesús Fernández, que apareció cuando más se le necesitaba y terminó siendo el MPV de la final

Pablo García, capitán del equipo, levanta la Copa LEB Plata | Foto: Antonio L. Juárez
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Está claro que tocaba hacer un partido para guardar en los libros de historia. Y ante 6.118 espectadores, el Coviran Granada no podía fallar. Era una cita deseada desde hacía tiempo y el Palacio de Deportes de Granada se vistió de gala. Llegaba la final de la Copa LEB Plata a Granada, y Los dos mejores equipos del campeonato en la primera vuelta se disputaban el título.

Coviran Granada y HLA Lucentum decidieron sobre el parqué quién se llevaba este trofeo para su vitrina y los privilegios que conlleva: el factor cancha en todas las eliminatorias de los playoffs de ascenso, si los jugara.

El Coviran Granada se llevó merecidamente la victoria y la Copa LEB Plata. Apeló a la emoción, al sentimiento, al calor de su gente y una actitud de ganadores tremenda. Tuvo que remontar en la segunda mitad, ya que los dos primeros cuartos se los llevó Lucentum, muy serios y duros en el partido. Mucha parte de culpa del triunfo la tiene un Jesús Fernández que asumió el papel de líder y terminó siendo el MVP del partido con 19 puntos y 20 de valoración.

PRIMER CUARTO CUESTA ARRIBA

Los primeros compases del primer cuarto fueron un auténtico toma-daca entre Coviran y Lucentum. Ninguno de los dos bajaba el ritmo de un partido que desde el segundo uno fue frenético. Lattibeaudiere estuvo a punto de conseguir la primera canasta del partido, que finalmente se la apuntó Ferguson para Lucentum (0-2). Los dos primeros ataques nazaríes fueron fallidos y en apenas un minuto y medio, Pin se encontraba con el primer problema: Lattibeaudiere cometió dos faltas personales en minuto y medio.

Bowie puso los primeros puntos en el tanteador para Coviran con un triple (3-4), Jesús Fernández le siguió con otro (6-4) y Marzo replicó para Lucentum (6-7), Ambos equipos estaban enchufadísimos en el inicio del choque (15-15), sin embargo, Lucentum se distanció en el marcador, aprovechando algunas pérdidas de los granadinos y ganando casi todos los rebotes ofensivos. Los alicantinos se aprovechaban de su altura.

Con 15-15 en el electrónica, Rejón desniveló para Lucentum, y Uta replicó. Ahí apareció Nikolic para enchufar dos triples desde su casa y llevar a su equipo a un segundo cuarto con una buena ventaja (19-27).

EL COVIRAN SE REENGANCHA EN EL SEGUNDO CUARTO

El segundo cuarto salió casi redondo para el Coviran. Los de Pin supieron imponerse a las inclemencias del partido, y sumaron un parcial de 9-0 (28-29). Al ecuador de los diez minutos, el resultado era de 29-31. Sin duda, los granadinos estaban en el partido. Las canastas de Uta, Bowie y Bortolussi animaban al equipo y a la afición, que hacía mucho ruido.

La afición se echaba encima de los árbitros por ciertas decisiones que no gustaron, y el equipo se contagiaba del calor de su gente. Bowie ponía el empate 33-33 con un triple espectacular. Lucentum espabiló en los últimos minutos y enmendó su nefasto segundo cuarto, pero una vez más, el Coviran se recompuso. Dos triples, a cargo de Milekovic y Jesús Fernández, llevaban al descanso un 39-42 en el marcador. Mucho que decidir en la segunda mitad.

El Coviran echó muchísimo de menos a Tyran de Lattibeaudiere, que se marchó al descanso sin haber sumado ni un solo punto en los 7:16 minutos que estuvo en cancha. Muy desconectado el jamaicano. Una vez más, Cristian Uta, el más destacado del Coviran al descanso con once de valoración, nueve puntos y cinco rebotes. En Lucentum, Rejón imponía su veteranía y era el más valorado con trece, siete puntos sumados y tres rebotes.

JESÚS FERNÁNDEZ ENTRA EN ACCIÓN Y LEVANTA AL PALACIO

Precisamente fue en al primera canasta del tercer cuarto cuando Lattibeaudiere rompió su mala racha en esta final de la Copa LEB Plata. Luncetum respondió rápido, sin dejarse intimidar (41-44). Los alicantinos se mantenían por delante. Bowie desde el tiro libre acercó a los nazaríes (43-44). Ferguson pudo regresar a los tres de ventaja de igual forma pero erró sus tiros.

Tras varios ataques fallidos por parte de ambos equipos, Jesús Fernández adelantaba al Coviran Granada casi por primera vez en el partido desde el tiro libre (45-44). Se volvía a adelantar Lucentum, también desde los tiros libres (45-46). Ambos equipos volvían a imponer un ritmo muy alto al partido. Idas y venidas continuas que no daban tregua.

El mejor Jesús Fernández entró en acción. Como jugador y como principal bastión del equipo en el plano moral. Le pedía que se levantara a la afición el de Villena con mucha rabia en momentos vitales. Él se permite cualquier lujo. Y es que anteriormente, entre una canasta de él mismo y un mate impresionante de Lattibeaudiere, el Coviran se volvía a adelantar (54-53) en el marcador a tres minutos del final de este tercer cuarto, que terminaría con un Coviran muy serio sobre la madera y un resultado de 60-57 para el cuarto último y decisivo.

El Coviran afrontó el último cuarto bien plantado, algo fallón en el tiro, pero con identidad y mucha actitud. La igualdad fue máxima hasta el final. A falta de tres minutos para el final, la ventaja era de tan solo tres puntos a favor de los locales. Pero el Coviran tiene a un jugador de 41 años que siempre está cuando aparece. El de Villena, la leyenda, apareció esta tarde para no permitir bajo ninguna instancia que la Copa LEB Plata se marchara fuera de Granada.

Con 70-60 en el marcador, un triple de Almeida volvió a distanciar al Coviran (73-69). A partir de aquí, los de Pin buscaban posesiones más largas y, sobre todo, atinar en el tiro. Y así fue. Bortolussi volvió a acertar y puso el 75-69 en el electrónico. A 1:27 para el final, y tras un tiempo muerto del técnico de Lucentum, Rejón recortó distancia (75-71).

Quedaba un minuto y todo podía pasar. Lucentum perdió el balón, y Cobos sumó dos más desde el tiro libre (77-71) a falta de 32 segundos para el final. Una distancia que terminó siendo insalvable para Lucentum. El Coviran se termina proclamando justo campeón de la Copa LEB Plata con un resultado final de 80-74.

 

 


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. desde aca en rosario y en nautico no paras de sorprendernos con estos titulos en tan poco tiempo abrazo felicitaciones y orgulloso de haber sido tu entrenador abrazo a la flia y felicitaciones avisa cdo vengas y te ganaste otro asado en el club jaja