Miércoles, 15 Agosto, 2018

            

El condenado por el crimen de Huétor Santillán en 1985 dice que se cortó al cogerle el cuchillo al padre

Las contradicciones ante el juez han llevado al abogado a pensar que el asunto "va a acabar en archivo"

Huétor Santillan | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El hombre que fue condenado por asesinar en 1985 en Huétor Santillán a una niña de cuatro años y que mantuvo hace dos semanas un enfrentamiento con el padre de la menor, de 71 años, ha negado ante el Juzgado que el anciano le agrediera de forma intencionada, sino que él se cortó cuando fue a coger el cuchillo que éste portaba.

El asunto está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción número 9 de Granada, que, tras tomar declaración en su momento al anciano, lo dejó en libertad a la espera de que se esclarezcan los hechos. Este martes ha citado a declarar a la persona que supuestamente resultó agredida por arma blanca durante la pelea, el asesino confeso de la pequeña hace ahora 33 años.

El letrado del anciano, Francisco Mellado, ha señalado a los periodistas a la salida del edificio judicial de La Caleta que la declaración de esta persona, de 54 años, ha estado “llena de contradicciones” y ha modificado la versión inicial que dio a la Policía Nacional cuando se produjeron los hechos.

Según el letrado, ha declarado que el corte se lo hizo “porque fue a coger el cuchillo” que llevaba el anciano pero “en ningún momento” éste intentó agredirle. “Dice que no reclama nada y niega que tuviera lesiones de un primer intento de agresión” al que aludió en un principio; concretamente un posible atropello del que no existe ni denuncia ni parte de lesiones, ha relatado.

A juicio del abogado, el asunto “va a acabar en archivo” tras las contradicciones ante el juez que se han producido durante la declaración respecto a la versión inicial trasladada a la Policía.

A las puertas del edificio judicial de La Caleta se han concentrado una decena de vecinos de Huétor Santillán con pancartas en apoyo al padre de la menor asesinada, en las que podía leerse “Juan José estamos contigo”. El condenado por la muerte de la pequeña ha salido corriendo de los juzgados mientras estos vecinos le gritaban “asesino”.

Algunas de estas personas han relatado a los medios que la familia se encuentra “rota” por todo lo que está ocurriendo, puesto que algunos hijos del matrimonio no habían nacido cuando la pequeña fue asesinada y lo están conociendo ahora por los medios de comunicación.

“ENCUENTRO CASUAL”

El anciano defendió hace unos días que en ningún momento atacó al asesino de su hija ni actuó movido por las ansias de venganza, sino que esta persona “le abordó en la calle e intentó robarle”, siendo él quien supuestamente sacó una navaja.

Mantiene que fue un “encuentro casual” y ni siquiera habría reconocido en un primer momento al asesino de su hija, pues “se enteró de su identidad en la Comisaría de Policía”, durante su declaración tras la pelea.

Según su versión, se desplazó el pasado 12 de abril a la calle Pedro Antonio de Alarcón donde ocurrieron los hechos porque estaba acompañando a su hijo al médico y que el asesino de su hija –cumplió 23 años de condena por ello– le pidió dinero. El hombre, que “siempre lleva el dinero en el bolsillo de la chaqueta”, se negó y “el otro sacó una navaja”, según el relato de los hechos que ha trasladado su abogado.

El condenado en 1985 confesó en su momento el asesinato de la pequeña Anabel, que por entonces tenía cuatro años y, tras varios días de búsqueda, fue localizada en una finca del municipio con signos de violencia sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.